sábado, 14 de agosto de 2010

Región del Maule se proyecta como potencial productor de trufas


Una de las novedades de esta innovadora iniciativa la constituye el uso de perros adiestrados en la detección de los hongos bajo tierra para su cosecha

TALCA.- Son suelos con mucha piedra, baja materia orgánica y arenosos, son tierras especiales para el cultivo de las trufas, un hongo subterráneo que crece en asociación con las raíces de árboles como el avellano europeo, ilex, encino, roble y se cultiva principalmente en Europa, y que en el Maule encontró un nuevo nicho, gracias a un proyecto cofinanciado por el Ministerio de Agricultura, a través de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y que después de seis años ya está dando literalmente los primeros frutos, en el Fundo Santa Elena de Chequén, en Duao.
Es un cultivo completamente innovador en el país, de hecho la primera cosecha se realizó en junio de 2009 en un predio en Panguipulli (Región de Los Ríos). A la segunda recolección, precisamente este año, se sumó el Maule, en una hectárea durante los primeros días de recolección ya se han cosechado 600 gramos y todavía queda agosto para cosechar.
“En Chile no sabemos cómo se va a dar la producción, pero en Europa se llega a dar hasta 60 kilos en una hectárea, por ahora sólo puedo decir que es una bonita experiencia, no se cuánto va a dar, pero si se da como el caso europeo es un muy buen negocio”, aseguró el dueño del predio, Pedro Bejares.

COSECHA
Una de las novedades de esta iniciativa la constituye el uso de perros adiestrados en la detección de trufas bajo tierra, que reemplazan a los cerdos o jabalíes que tradicionalmente efectuaban esta tarea en suelos europeos.
En el caso de este proyecto, la empresa Agrobiotruf, ejecuta el proyecto que cofinancia FIA. Trabaja con siete perros adiestrados de diferentes razas y según explicó el jefe de Operaciones, Daniel García, “el perro es un animal mucho más dócil y manejable, que no es comedor natural de trufas, lo que asegura que sólo con un incentivo y cariño encuentra trufas”, dijo.

BUEN NEGOCIO
La trufa, también se cultiva en forma artificial, se encuentra principalmente en Europa y el kilo puede llegar a transarse en mil 500 dólares o mil euros. Aunque no existen cifras oficiales de cultivos, se estima que España es el mayor productor europeo con alrededor de 80 a 100 toneladas anuales. Le seguiría Francia con 50 a 60 toneladas y, en tercer lugar Italia, que estaría en 50 toneladas por año.
“Este es un cultivo innovador, con excelentes perspectivas en los mercados internacionales, y abre una oportunidad de negocios interesante para los productores chilenos”, enfatiza el ejecutivo de innovación de FIA y supervisor del proyecto, Tomás García-Huidobro.
El gerente de Agrobiotruf, Ricardo Ramírez, puntualizó que “la expectativa de cosecha está recién en su inicio productivo. Por ahora, los volúmenes recolectados son bajos, ya que son aún pequeñas superficies que han comenzado a producir. Estas trufas están siendo comercializadas en fresco directamente a restaurantes de primer nivel en Santiago”, comentó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada