martes, 21 de septiembre de 2010

Almacenes de barrio no superaron sus expectativas en el feriado largo

Con los supermercados fuera de combate producto del feriado irrenunciable del comercio, los locales emplazados en las zonas residenciales de la capital no lograron marcar la diferencia ya que, según dicen sus propietarios, la gente tuvo temor y se abasteció anticipadamente

TALCA.- Se creía que este fin de semana largo producto de las Fiestas Patrias sería la panacea de los almacenes de barrio, aquellos negocios atendidos por sus propios dueños o familiares, los cuales no estaban sujetos al feriado irrenunciable para el comercio.

Aprovechando que los grandes supermercados de la ciudad se encontraban obligatoriamente cerrados, estos pequeños recintos emplazados en los distintos sectores residenciales de la ciudad se mantuvieron abiertos a la espera de clientes necesitados de abastecimiento.

Sin embargo, las expectativas al parecer fueron demasiado altas ya que en un recorrido por algunas zonas de la capital maulina, Diario El Centro constató que, si bien hubo un incremento en el flujo de clientes y de ingresos, éstos últimos fueron en menor cantidad de lo que se esperaba para este periodo de tres días festivos.

Para Sandra Campos, dueña del almacén “Las Gemelas”, pese a que mantuvo su local abierto en horario continuado, la situación no distó mucho a un día normal. “La afluencia no estuvo tan alta como se esperaba, estuvo un poco más aumentada pero no fue tanto como pensábamos”, dijo Sandra, quien además agregó que las ganancias, en su caso, fueron mayores a un periodo normal pero debajo de las expectativas creadas. Ella estuvo los cuatro días festivos con su negocio abierto y afirmó que en su almacén se vio incrementado el movimiento el día 18 y la jornada de ayer.

ABASTECIMIENTO ANTICIPADO

La situación no fue tan disímil para Gabriel Castro, dueño del bazar “Don Sebastián”, quien dijo que “se esperaba mucho más considerando que los supermercados mayoristas iban a estar cerrados, pero sí puedo decir que las ventas repuntaron, pero nunca lo que uno esperaba”. Esta alza, dijo según su experiencia, se notó el día 19 a pesar que hubo mucha gente que se encontraba fuera de la ciudad.

“Lógicamente la gente se previene y se abastece de las cosas que va a compartir con anticipación”, afirmó Gabriel Castro.

“QUE PASE LUEGO”

El caso de Mónica Letelier es similar a los anteriores. Mantuvo su almacén llamado “Las Heras” –en plena plaza del mismo nombre- abierto todos los días feriados, desde muy temprano hasta altas horas de la noche, según cuenta, y el balance se repite.

“Tenía mejores proyecciones y la verdad es que no ha estado muy bueno. Igual abro temprano, me voy muy tarde, pero no es lo que esperaba o lo que me habían contado”, dijo la comerciante, quien aseguró que en un día normal es capaz de vender más de lo que pudo transar en estos días festivos. Esto porque dice que en día de semana puede vender otros productos que para esta fecha la gente adquirió con anticipación en los supermercados.

A quien tampoco se le notó en ventas el largo feriado fue para Hugo Orellana, dueño del almacén “Don Hugo”, quien dijo que la situación “estuvo lenta, no hubo mucho público y realmente no hubo gran diferencia”. En contrate a los otros entrevistados “Don Hugo” cerró sus puertas uno de los cuatro días feriados, razón por la cual, dice, “fue menor de lo esperado”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario