miércoles, 15 de septiembre de 2010

Festejos del Centenario estuvieron marcados por críticas al centralismo

Bastantes similitudes guarda la conmemoración de los 100 años de vida con el
actual, donde gran parte de las grandes celebraciones se llevaron a cabo en
Santiago

TALCA.- Algunas obras arquitectónicas de trascendencia, fiestas religiosas
que permanecen hasta el día de hoy y diversos proyectos de tranvías, fueron
las principales consecuencias que dejó la celebración del Centenario de
Chile en la región, en 1910.
Diversos historiadores maulinos reconocen que la gente pudo sacar adelante
la tarea, pese al centralismo de los festejos, donde Santiago fue el
epicentro prácticamente en su totalidad de las actividades.
Así fue como se inició la construcción del edificio de la Intendencia y se
instaló la imagen de la Virgen del Carmen en el cerro ubicado al poniente
del río Claro en Talca; también se levantó el monumento al subteniente Luis
Cruz Martínez en Curicó; y se instalaron diversas vías férreas, como la que
unía Linares con Panimávida, todas iniciativas que fueron posible gracias a
los aportes tanto del mundo público como privado.
“Si bien todo se concentró en Santiago, a lo largo del país hubo ingenio y
talento para no ser meros espectadores de las fiestas, por eso no deja de
extrañar el esfuerzo, creatividad y decisión con que se asumió el
aniversario. La comunidad incluso impulsó a las autoridades para que
estuvieran a la altura de lo que se celebraba”, comenta el historiador
maulino, Jaime González.
De paso, asegura que 1910 marcó un hito en la historia social, política y
económica del Chile, ya que se realizó una fiesta ostentosa, en medio de una
aguda crisis, con el flagelo de pestes como la viruela o el cólera, y gente
hacinada en conventillos.
En este sentido, González agrega que “irritó a las regiones el derroche de
Santiago. Causó ira el cómo se repartían lujosas invitaciones en costosos
pergaminos a países, que casi no sabían donde se ubicaba el país. Molestó
que se construyeran varios coches de ferrocarril para traer al Presidente de
Argentina desde Los Andes hasta la estación Mapocho, cuando más del 80 por
ciento de las ciudades no tenían redes de iluminación”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario