miércoles, 22 de septiembre de 2010

Con misa recuerdan legado de obispo Carlos González

Diputado Sergio Aguiló (PS) se reunirá hoy con el intendente maulino para solicitar formalmente a la primera autoridad que se realicen las gestiones necesarias para que la Avenida Circunvalación Norte lleve el nombre de Monseñor Carlos González Cruchaga

TALCA.- Hace exactamente dos años, la ciudad de Talca vivía el luto por el fallecimiento de uno de sus más connotados personajes: producto de un cáncer hepático el obispo emérito Carlos González Cruchaga dejaba de existir tras una agonía de varios días en su casa ubicada en el sector Caserío Lircay.

La figura del sacerdote, cuyos restos descansan en la Cripta de los Obispos en la Catedral de Talca, aún es recordada y su legado continúa presente entre quienes compartieron labores con él en distintos ámbitos.

Por esta razón, con una misa oficiada por la Diócesis de Talca, la comunidad conmemoró un nuevo aniversario de la muerte de monseñor González Cruchaga, en la capilla Teresa de Los Andes, la misma que el sacerdote ayudó a levantar y donde los vecinos del Caserío Lircay velaron sus restos las primeras horas tras su deceso.

El obispo de Talca, Horacio Valenzuela, dijo que el recuerdo de González Cruchaga “está grabado en muchos momentos de la iglesia, porque fue un obispo que en momentos muy difíciles de la historia supo, desde el evangelio, hacer lo que la iglesia tiene que hacer en un momento determinado. Eso lo hizo en forma relevante, con oportunidad y valentía, por eso dejó en alto el nombre de la iglesia, del sacerdocio y el cristianismo. Por eso, tiene en la iglesia latinoamericana un nombre indeleble”.

Para Jorge Brito, director de la Fundación Crate, el rescate como una reserva del patrimonio que el obispo hizo del campesinado, es uno de sus mayores legados morales. “El arraigo con la tierra, el medioambiente, el valor de la palabra empeñada, que son elementos de la cultura rural muy importantes que se han ido perdiendo con el tiempo”, dijo.

Una institución que ha sentido de cerca la partida del sacerdote es la Universidad Católica del Maule, casa de estudios que fue fundada por el obispo. Por ello, el como unidad académica se nombró al Salón de Honor como Aula Magna Monseñor Carlos González y en Curicó al Centro de Extensión. “Creemos que su legado merece alguna obra que lleve su nombre”, manifestó el rector, José Antonio Valdivieso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario