lunes, 20 de septiembre de 2010

Concejales “díscolos” de Pelluhue exigieron anular fallo condenatorio


Acciones legales plantean, en todo caso, que no se anule el segundo juicio realizado en Linares, sino que se dicte sentencia de reemplazo de carácter absolutoria
TALCA/LINARES.- A través de dos recursos de nulidad presentados ante el Tribunal Oral de Cauquenes y que serán remitidas a manos de la Corte de Apelaciones de Talca, los llamados concejales “díscolos” de Pelluhue solicitaron que se anule la sentencia que los condenó como autores del supuesto delito de abandono del cargo.
Las acciones legales fueron entabladas tras el segundo juicio que terminó hace diez días en el Tribunal Oral de Linares, que actuó únicamente como sede temporal de su similar de Cauquenes. Un dato relevante es que el primer fallo fue absolutorio, siendo anulado por la misma Corte de Talca, a solicitud de la fiscalía de Cauquenes.
Un segundo antecedente que forma parte de los fundamentos de los abogados defensores para acudir de nulidad, fue que en el segundo juicio se absolvió a los imputados por el supuesto delito de desacato, configurando únicamente el abandono del cargo. A ello se agrega que sólo se aplicó la sentencia más alta a dos de los tres imputados.

SUSPENSIONES Y MULTAS
Se trata de los concejales Manuel Bobadilla y Raquel Canales, quienes fueron sancionados con suspensión de sus cargos por 61 días, más una multa individual en unidades tributarias mensuales equivalente a una cifra cercana a los 223 mil pesos. Por su parte, el concejal Ricardo Arellano recibió sólo una multa, aunque por una cifra levemente superior que bordea los 500 mil pesos.
Para realizar la diferenciación en las condenas, los jueces configuraron dos circunstancias atenuantes a favor del concejal Arellano: irreprochable conducta anterior y haber colaborado finalmente en la elección de alcalde de Pelluhue, ya que fue el único de los tres que se presentó a la sesión donde finalmente se designó al nuevo edil, tras un año y medio sin que dicho municipio tuviera jefe titular.
El abogado defensor privado del concejal Arellano, Iván Gómez, subrayó que “nuestra perspectiva es que se dicte una sentencia de reemplazo, donde se absuelva a los tres imputados y especialmente a mi representado. Es bueno recordar que a los otros imputados se les impusieron dos penas, con suspensión de cargo y multa, porque en concepto del tribunal, los beneficiaba sólo una circunstancia atenuante, pero en el caso del señor Arellano, sumó dos atenuantes, al haber concurrido a la sesión done se eligió al actual alcalde”.

ANACRONISMO LEGAL
Iván Gómez recordó, en este sentido, que el mismo tribunal fijó el pago de las multas en una periodicidad de una unidad tributaria mensual cada 30 días. En todo caso, indicó que “pese a lo tenue que puede resultar estas decisión condenatoria, no nos satisface y, muy por el contrario, entendemos que es necesaria su impugnación”.
“En nuestro concepto, hay una discusión que, según creemos, se orienta a nuestro favor, ya que la naturaleza de sus cargos no es la misma a la cual se refiere el Código Penal, en la parte donde tipifica el ‘abandono concejil’, ya que se trata de un anacronismo”, afirmó.

COSTO HUMANO
Consultado porqué no se pidió la nulidad del juicio, lo cual habría dado opción a realizar un tercer juicio oral, ya que la ley permite que sólo la defensa lo pueda pedir tras una primera sentencia absolutoria y una segunda condenatoria, el abogado explicó que “en este asunto jamás estuvo comprometido el interés público, en contrario a lo que ha sostenido la fiscalía de Cauquenes”.
“Nosotros entendemos que el proceso penal, en sí, es un gravamen sobre el individuo. En este caso específico, llevamos tres años de incertidumbre sobre los señores concejales, lo cual es una carga que estamos dispuestos a aliviar, pero no con el costo humano que significaría un tercer juicio. Por ello, hemos pedido anular sólo la sentencia, porque es lo menos gravoso para todas las partes en litigio”, indicó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario