lunes, 27 de septiembre de 2010

Damnificados sin ayuda comienzan a perder esperanza de casas definitivas

Si bien muchos fueron beneficiadas con mediaguas, el no poder acceder a alguno de los subsidios de reconstrucción ha provocado que empiecen a proyectarse en las mismas casas de emergencia

TALCA.- Hoy se cumplen siete meses del terremoto y la gente que vive en mediaguas que aún no ha sido beneficiada con algún subsidio para poder optar a una vivienda definitiva, paulatinamente ha comenzado a perder las esperanzas. Lo cierto es que diversos problemas se han coludido para que la damnificados se empiecen a resignar, incluso algunos de ellos ya han comenzado a refaccionar las casas de emergencia pensando en una estadía más extensa de la que ellos pensaban.
Tal es el caso de Yolanda Cifuentes, del sector suroriente de Talca, quien pese a recibir su mediagua a las pocas semanas de la catástrofe, recién lleva dos meses en ella porque no tenía agua ni electricidad. Además, es separada y al estar sola aumentaba el temor de ser víctima de algún robo u otro hecho delictual.

RESIGNACIÓN
“Me vi muy afectada y no sabía que hacer. Vivo de una pensión bastante baja, soy separada, mis familiares viven lejos, así que todo ha sido muy complicado para mi”, reconoce.
De todas formas, ya está resignada a pasar sus últimos días en la mediagua que incluso ya amplió. “Estuve haciendo trámites, pero todo quedó hasta ahí por el tema de sucesión. Entonces como ya tengo una edad avanzada y todo lo engorroso que significa solucionar eso, prefiero refaccionarla”, reconoce.
Misma situación que ocurre en el barrio Abate Molina de la capital regional. Al respecto, uno de sus representantes, Omar Henríquez, aseguró que aún falta un 20 por ciento de damnificados sin recibir viviendas de emergencia y que se las han tenido que arreglar en calidad de allegados donde familiares o cercanos.
“Casi la totalidad de los vecinos fueron afectados por el terremoto y la gente que todavía no recibe ayuda se la está arreglando como puede. Afortunadamente se han conformado diversas comisiones que han hecho que, por lo menos acá, los procesos sean más rápidos”, declaró.

BALANCE
Lo cierto es que en el ámbito habitacional aún queda mucho por hacer. Recién se han entregado nueve mil de los 62 mil subsidios que se necesitan para cubrir la totalidad de las necesidades de los maulinos afectados por el terremoto. Por lo menos, la seremi de Vivienda, Clarisa Ayala, adelantó que las primeras construcciones se comenzarían a ver antes de fin de año.

CONSTITUCIÓN
Otro problema grave se vive en Constitución, donde las familias de La Poza, deben compartir dos baños, pese a que se entregaron ocho contenedores con ducha, de los que seis no están habilitados. Son mil 500 personas en el lugar las que temen todo tipo de riesgos para la salud frente a la carencia de espacios para la higiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario