jueves, 23 de septiembre de 2010

Detienen el rescate de 33 mineros en Chile para dar mantenimiento a máquinas

Santiago.- Las tareas para rescatar a los 33 mineros atrapados a 700 metros de profundidad desde el pasado 5 de agosto en la mina San José fueron detenidas hoy para dar mantenimiento a las tres máquinas empleadas en las perforaciones, informaron los responsables de las faenas.
En todo caso, indicaron que se trabaja para que las tres máquinas reanuden sus tareas en esta misma jornada.
El ingeniero André Sougarret, a cargo de las perforaciones, dijo que uno de los martillos de la máquina T-130, encargada del Plan B, volvió a soltarse este jueves por lo que hubo que paralizar la perforación, que es la más avanzada de las tres.
"En el Plan B, hemos alcanzado los 111 metros. Hemos detenido esta operación a las 03.30 horas, hemos tenido nuevamente un problema con uno de los 'bit' de perforación, se nos volvió a soltar uno de ellos", precisó Sougarret a los periodistas.
La T-130 es la única que hizo contacto con los mineros en la primera etapa de su trabajo y ahora está ensanchando el conducto original, para dejarlo con un diámetro de unos 66 centímetros, suficiente para ser usado como vía de evacuación de los mineros.
"Lo que estamos viendo es que la inclinación que tiene este pozo (82 grados) está sobreexigiendo los martillos de perforación y, por lo tanto, estamos haciendo los refuerzos para que esta situación la podamos eliminar o minimizar", agregó el experto.
Respecto de la perforadora Strata 950, correspondiente al Plan A de rescate, fue detenida para eliminar los desechos que extrae mientras avanza hacia la profundidad. La detención ser produjo cuando estaba a 402 metros, de un total de 702 que tiene que excavar.
Al igual que la T-130, una vez que alcance la meta, la Strata 950 deberá repasar el conducto para ensancharlo hasta un diámetro suficiente para evacuar a los mineros, que hoy cumplen cincuenta días bajo tierra.
En tanto, el Plan C, cargo de la máquina RIG-421, que es una gigantesca máquina petrolera y que es la única que cava de inmediato un conducto del ancho suficiente para sacar a los mineros, también fue detenida hoy, a fin de instalarle unos motores adicionales, cuando estaba a 42 metros de profundidad.
Se trata de unos "motores direccionales", que funcionan a presión de agua y que guían la dirección de la excavación para llevarla directamente al punto de contacto con los mineros.
Según Sougarret, esta máquina debiera reanudar su tarea a eso de las 05.00 horas del viernes.
André Sougarret admitió que las perforaciones se han vuelto más lentas en los últimos días, pero subrayó que "los problemas que hemos tenido son los que teníamos previstos. No existe ningún problema que no tenga solución".
En tanto, René Aguilar, otro de los responsables del rescate, confirmó que fue elegida la cápsula diseñada por la Marina para evacuar a los mineros, descartándose otras presentadas por la Corporación del Cobre (Codelco) y la Universidad de Chile.
Agregó que la cápsula elegida ya comenzó a ser construida en los Astilleros de la Armada y se espera que esté terminada en pocos días para ser trasladada a la mina.
Según Aguilar, se fabricarán tres cápsulas y tomará una media hora izar a cada minero hasta la superficie y otra media hora bajar la jaula de nuevo para recoger al siguiente.
Por otro lado, una jueza civil de Santiago designó hoy al ingeniero y consultor Jorge Quiroz Castro como "experto facilitador" para que en un plazo de 30 días determine la viabilidad financiera de la empresa San Esteban, propietaria de la mina San José, en la que están atrapados los mineros.
Los dueños del yacimiento, que buscan una declaración de quiebra, están acusados de faltas a la seguridad y de irregularidades en sus obligaciones laborales y de previsión social con los trabajadores.
Los 300 trabajadores de la empresa se oponen a una eventual quiebra porque a su juicio nunca con un proceso de cierre bajo esa modalidad se ha conseguido que se paguen todas las indemnizaciones a los obreros, dijo Javier Castillo, uno de los dirigentes sindicales de la mina.
Agregó que el pago de beneficios laborales costaría a la empresa 600 millones de pesos.
Este jueves visitó la mina Andy King, representante de la Unión de Trabajadores del Acero de Canadá, que suma unos 280.000 afiliados, para solidarizarse con los trabajadores y afirmó que su organización estará pendiente de cómo se resuelva la situación laboral. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario