lunes, 27 de septiembre de 2010

Escasa presencia de autores nacionales en literatura infantil

Alto costo, poca venta, facilidades para importar y escaso interés en comprar libros caros para niños, son algunos de los elementos de este mercado que hasta ahora no es escenario para autores nacionales

TALCA.- Fomentar el uso del libro y los hábitos de lectura entre los niños y adolescentes, es cada vez más importante en la educación de los hijos. Expertos aseguran que niños lectores serán adultos lectores, sin embargo, la tarea se complica cuando se quiere leer un cuento de autores nacionales, esto porque la presencia de escritores chilenos  en literatura infantil es escasa.
Según algunas editoriales el tema de debe al alto costo de hacer un libro, por lo que importarlo sale mucho más conveniente. Bajo este escenario encontrar una Caperucita roja “chilensis” es complicado, pero existen algunas alternativas para niños desde los cuatro años.

PUEBLOS ORIGINARIOS
En uno de los stands de la IV Feria del Libro Infantil y Juvenil de Talca, organizada por la Universidad Católica del Maule, resalta la editorial aManuta, liderada por escritoras chilenas dedicadas a escribir mitos y leyendas de los pueblos originarios de Chile y América.
Eloisa Maldonado y Elisa Silva, son parte de esta nueva generación de escritoras. Sus cuentos están pensados para niños entre los cuatro y ocho años. “Traen ilustraciones, buenos textos y son de una formato bastante cómodo”, dice Ivón Guzmán, represente de la editorial.
Se suma a este género el libro “Versos para los niños de mi escuela”, escrito por Adrián González, curicano y quien desarrolló este proyecto gracias a un Fondart que logró concretar el 2008.
Otros de los autores nacionales que se han inspirados en los más pequeños son Edwin Gómez y Marcela Trujillo, a través de sus comic “Rokunga” y “Maliqui cuatro ojos”, respectivamente.
“En el caso de Rokunga está basado en la Isla de Pascua y al ser una historia chilena tiene una cercanía y empatía con lo que estás mirando”, explica Guzmán.

POCO RENTABLE
Para Guido Madariaga, de Larousse, la escasa presencia de literatura chilena infantil, se debe al “poco desarrollo que ha tenido, básicamente, porque es más económico importar desde España, Argentina y Brasil… es simplemente por un tema de costos”, opina.
Idea que comparte Guzmán: “Hay poco desarrollo de los cuentos infantiles porque no tienen mucha distribución y no es masivo. Además, cuando la gente le compra libros a sus hijos van a ser los clásicos y ultra conocidos que son de autores internacionales y el costo de hacer un libro nacional es mucho más alto que hacer una ‘caperucita’ y ahí entra el conflicto de los papás de comprar un libro caro que se pueda romper”, argumenta.
Javier Martínez, de Libro Aventura, es algo más crítico. “Los autores chilenos no son  muy tomados en cuenta por el trabajo que hacen y se debe al alto costo que tiene crear un libro, pasa por un tema de falta de escritores infantiles, costo de materiales y porque no es vendible, la gente no lee, es un mercado no explotado por autores nacionales”, sostiene.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario