viernes, 17 de septiembre de 2010

A la cárcel banda que ocultaba 50 kilos de droga boliviana en Curicó

Entre los detenidos se cuenta un sujeto oriundo del norte chileno, donde coordinaba el ingreso de la pasta base de cocaína a través de pasos fronterizos clandestinos
CURICÓ.- En prisión preventiva en la cárcel de esta ciudad e imputados como autores del grave delito de tráfico ilícito de drogas, quedaron ayer los cuatro integrantes de una peligrosa banda delictual que ingresaba y distribuía pasta base de cocaína entre consumidores tanto a nivel local como regional.
La decisión fue adoptada por el Juzgado de Garantía de Curicó, durante la audiencia de formalización de los imputados, quienes se mantenían con detención ampliada desde principios de semana. En la ocasión, el fiscal Andrés Gaete reveló que las pesquisas se habían iniciado hace tres meses, a través de seguimientos e interceptaciones telefónicas.
Así se llegó al martes pasado, cuando en la madrugada personal de la Brigada Antinarcóticos de la Policía De Investigaciones (PDI) de Curicó, realizó una operativo que permitió el decomiso de 48 kilos 469 gramos del estupefaciente, el cual era resguardado en un barretín bajo tierra en el patio de un domicilio del sector Tutuquén Alto, al norponiente de la ciudad, propiedad que pertenecía a uno de los detenidos.

ORGANIZACIÓN DELICTUAL
La diligencia se constituyó, según destacaron diversas autoridades, en una de las mayores incautaciones de pasta base de cocaína en la historia de la región. El fiscal Gaete indicó que, gracias a la interceptación de llamadas telefónicas de los imputados, se pudo identificar y establecer las labores de cada uno de los integrantes de la organización criminal.
De esta forma, la investigación determinó que el cabecilla del grupo era un individuo apodado “El Tuna”, quien conseguía la droga en la ciudad de Iquique, capital de la Región de Tarapacá, junto con otro miembro del grupo apodado “El Feña”, oriundo de Curicó. El primero de ellos era el que traía la sustancia ilícita de procedencia boliviana.
Ambos antisociales, agregó el fiscal, eran los encargados de trasladar la mercancía ilícita vía terrestre hasta Curicó, en pequeñas cantidades y, además, utilizando casacas azules con una simulación de los logotipos de la PDI en la espalda, en color amarillo, con la finalidad de no ser fiscalizados y, además, de evitar posibles “mexicanas” o “quitadas” de la droga por parte de otras bandas de narcotraficantes.

ESCUCHAS TELEFÓNICAS
El fiscal agregó que, al llegar a Curicó, la sustancia ilícita era acopiada y ocultada en la casa de otro integrante del grupo, conocido como “El Chico Hugo”, quien junto a “El Martín”, se encargaban de distribuirla entre microtraficantes de la ciudad y la provincia. Incluso gran parte de la droga estaba enterrado en un “barretín” en la parte trasera de la casa, mientras otra parte era guardada en la casa del perro.
Tras escuchar los antecedentes probatorios aportados por el fiscal, el Juzgado de Garantía determinó enviar a los imputados a la cárcel, tras estimar que sus libertades constituyen un peligro para la seguridad de la sociedad, fijando el plazo de cierre de la investigación en cinco meses. A su vez, también se programó una audiencia de revisión de prisión preventiva para fines de octubre próximo.
Tras la audiencia, el fiscal explicó que la evidencia recabada por la Brigada Antinarcóticos de la PDI curicana era “categórica y contundente, ya que las escuchas telefónicas los vinculaban a todos los imputados entre si”. Agregó que las pesquisas continuarán, a fin de detectar a los proveedores de la droga y la red de microtraficantes que habrían tenido a su cargo la venta de la sustancia ilícita, especialmente durante el presente fin de semana largo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario