lunes, 27 de septiembre de 2010

Miles de personas llegaron a celebrar centenario de imagen mariana


La procesión convocó a familias, grupos juveniles y huasos que acudieron a celebrar los 100 años de la Virgen del cerro de Talca

TALCA.- La celebración de los 100 años de la estatua de la Virgen ubicada en el cerro de la capital regional tuvo una multitudinaria procesión, congregando a cerca de dos mil fieles que llegaron para agradecer la presencia de la importante imagen. El obispo de Talca, monseñor Horacio Valenzuela, destacó que “la fe de la gente provoca actitudes positivas en la sociedad, algo arraigado históricamente. O’Higgins, agradeció la ayuda de la Virgen para nuestra Independencia y hoy, 200 años después, seguimos agradeciendo su apoyo, su bendición. Esto tiene una fuerza entregada por la fe de la gente, quienes han tomado esto como algo personal, sin mayor organización”.
La estatua, instalada en conmemoración del Centenario Nacional (1910), no sufrió grandes daños por el terremoto. El obispo talquino confiesa que “en su momento hubo mucho temor, pensé que la Virgen se dañaría, pero verla ilesa es una señal para que los talquinos podamos levantar nuestra casa, es un signo de que debemos seguir adelante, con mucha fe y con fuerza en la oración”.
En esta ocasión, diversas autoridades llegaron para acompañar a la comunidad en la celebración religiosa. El intendente Rodrigo Galilea señaló que “conmemorar los 100 años de la Virgen del cerro es algo muy importante, no sólo por mi trabajo, sino por mi condición de talquino y católico. El gobierno ha realizado encuestas donde la gente explica que el cerro La Virgen es lo que identifica a esta ciudad, creo que esta procesión representa mucho aquello, la importancia de la Virgen en la identidad local”.
La peregrinación comenzó pasadas las 15.00 horas desde el puente del río Claro, donde familias completas, grupos de jóvenes y clubes de huasos a caballo, formaron una larga columna que subió el cerro hasta la estatua, donde una sentida eucaristía recalcó la importancia de la fe en el proceso de reconstrucción que vive la ciudad, sin que hoy contemos con proyectos de envergadura para celebrar el Bicentenario.
El alcalde Juan Castro subrayó la importancia de la Virgen del cerro, un hito que hace un siglo fue forjado para agradecer su influencia en la fe maulina, destacando que “esta es una ventaja que no tiene cualquier ciudad, lo que marca nuestra fuerza espiritual al confiar en su apoyo para todo lo que hacemos, es muy importante que hoy, con nuestra misión de reconstruir la ciudad, sepamos confiar en ella para salir adelante”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario