domingo, 19 de septiembre de 2010

Pequeño comercio cumplió y abrió, pero hubo pocas ventas

Los locales que estén abiertos deben ser atendidos por los dueños. No se permite asistencia de terceros como familiares, sólo el cónyuge si es bajo sociedad matrimonial
TALCA.- Quizá las expectativas eran más y esto de cuatro días de fiesta realzó las esperanzas de los pequeños comerciantes en aumentar el margen de ventas, sin embargo, al menos durante el 18 los clientes no fueron muchos.
En tanto, la Dirección del Trabajo (DT) realizó durante todo el día fiscalizaciones para hacer cumplir el feriado irrenunciable para cada uno de los trabajadores del comercio, salvo algunas excepciones, como clubes y restaurantes; establecimientos de entretenimiento –cines, espectáculos en vivo, discotecas, pubs, cabarets, casinos de juego y otros lugares de juego legalmente autorizados. Además, de bencineras y farmacias de urgencia.

REMATANDO EL STOCK
Misael Ramírez, propietario de Carnes Prodecar, aseguró que “las ventas hoy día (ayer) han estado malas”, sin embargo, la sonrisa de la cara no se la sacaba nadie después de haber vendido durante toda la semana sin descansar.
“Los días previos estuvieron muy buenos, las ventas aumentaron en un 80% y el stock que nos queda lo estamos vendiendo bien, este fue un muy buen Bicentenario y la gente se vino ‘aperando’ como se dice, desde antes y ahora estamos rematando”, sostuvo.
Cristian González, es propietario de Panadería y pastelería Las Delias. Paradójicamente la ley no le permite vender el pan en su local, pero de todas maneras decidió abrir para rematar las tortas que le quedaban.
“Ha estado lento hoy día, pero algo puede salir, el pan lo tuve que distribuir y ahora quiero vender estas tortas que me quedan”. Dijo.

ALGO SALE
‘Don Lucho’ Guajardo, es kioskero en la 1 Oriente con 2 Norte, excepcionalmente abrió su puesto ayer por la Parada Militar, pero por las escasas ventas decidió cerrar. “Han estado malas, se ha vendido poco y la gente no compra muchos diarios, así que cuando se termine esto cierro hasta el lunes”, aseguró.
Ana Castro es vecina de ‘Don Lucho’ y el desfile también la incentivo a abrir. “Vengo un ratito por mientras que es el desfile y después cerramos. La venta no es mucha, lo que más se vende son bebidas y cigarros, pero algo se vende, así que una vez que termine nos vamos para la casa”, contó.
La conocida Importadora Belén decidió abrir porque con el terremoto perdió gran parte de su patrimonio y su propietario tuvo que endeudarse, sin embargo, le estaban ayudando sus sobrinos, pero la ley no lo permite.
“La mayoría están siendo atendidos por los propios dueños, pero hay otros que están siendo ayudados por familiares y eso la ley no lo permite. Se les da una posibilidad para que se retiren y si no es así se va a cursar la multa que corresponda”, explicó el fiscalizador de la Dirección del Trabajo, Elías Valdés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario