viernes, 29 de octubre de 2010

Ambientalista advierte peligros de extracción minera en Putú


El Servicio de Evaluación Ambiental no ha recibido ninguna solicitud por parte de la empresa para obtener los permisos de funcionamiento

TALCA.- En estado de alerta en torno a la intensión de extracción minera en Putú se encuentran los ambientalistas de la región y advierten dicha actividad provocará un potente impacto ambiental con daños irreversibles en la biodiversidad, en los estilos de vida humana y en la cultura local, por lo que rechazan cualquier intento empresarial de explotación de minerales en la zona.
La geógrafa especialista en Medio Ambiente y docente de la Universidad Autónoma de Chile, Ana María Cabello, puntualizó que es alarmante que en el borde costero existan proyectos que no contemplen la visión sistémica del paisaje, sobre todo en Putú, donde se establece una localidad que data de fines del siglo XVIII y que es arqueológica ya que en el área de Quivolgo hubo asentamientos indígenas, por lo que se cree que bajo los humedales pueden existir vestigios de culturas que aún no se han investigado y que podrían desaparecer con esta intención empresarial.
“El humedal de Putú es una zona rica en biodiversidad en la que se encuentran especies migratorias silvestres que llegan desde Canadá y después vuelven a migrar. Pensar que exista una intervención minera o de cualquier tipo hay que evaluarlo y también contemplar la cultura…Estar pensando en trasladar un centro poblado a otro lugar es trágico. Hay que ser serios y evaluar el impacto que genera en la población por muy pequeña que sea”, aseguró, junto con indicar que estas ideas de explotación constituyen una falta de respeto para la comunidad y una forma inadecuada de manejar el patrimonio cultural.

TSUNAMIS
Cabello planteó que el mayor riesgo geográfico que posee el borde costero del Maule para la instalación de empresas es la ocasión de tsunamis. Manifestó que la memoria histórica es breve ya que a la población se le olvida que la ocurrencia de maremotos en el área es continua y significaría un peligro latente instalar la termoeléctrica Los Robles en Loanco o una extracción minera en las dunas de Putú que, a la vez, constituyen una barrera natural frente a este tipo de fenómenos.
“El concepto geográfico integral pareciera que no existe. En las autoridades debe prevalecer la Ley de Medio Ambiente y establecer un criterio técnico, integrado y sistémico para evaluar los estudios de impacto ambiental. Ahora la ley se modificó y se espera que exista mayor gestión, tecnicismo y recursos humanos para evaluar y fiscalizar, cosa que antes no existía. Entonces, aprovechemos la legislación para preservar los pocos recursos que la Región del Maule tiene”, puntualizó.
Aseguró que la visión debe ser sistémica, es decir, no sólo las autoridades deben preocuparse de la flora, fauna o clima, sino que además considerar que cualquier cambio o afectación repercute en el sistema completo y provoca retrocesos o destrucción del patrimonio.

GOBIERNO
El director regional del Servicio de Evaluación Ambiental, Tomás Irarrázaval, indicó que desconoce por completo el proyecto a pesar que en la Comisión de Ordenamiento Costero que participó, tanto el municipio de Constitución como la gente del sector le manifestaron su inquietud por la concesión minera. Sin embargo, aún la trasnacional South American Iron & Steel no ha solicitado permisos ambientales.
“Está otorgada una concesión minera, pero la empresa no ha ingresado al sistema de evaluación, necesariamente tiene que hacerlo antes de empezar faenas… Para la empresa es una realidad y la misma concesión minera está otorgada, pero no tiene permiso para hacer una explotación sin antes pasar por el Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental a través de un estudio o declaración, y en cualquiera de ellas la nueva ley permite la participación ciudadana”, explicó.
El directivo aseguró que en el Maule hay variados proyectos mineros que funcionan en el sector costero e, incluso, algunos que con el ordenamiento territorial mantienen concesiones en zonas urbanas. Sin embargo, planteó que este proyecto debe ser absolutamente sustentable, es decir, que no atente contra el medio ambiente y preserve la formación de dunas y humedales, que socialmente promueva el trabajo y desarrolle responsabilidad social empresarial, y que sea sostenible económicamente.
“Ojalá fuese esa la situación. Nos vamos a encargar que el tema ambiental esté de acuerdo con las normas y exigiremos lo que más podamos para que cumplan con sustentarlo. Tenemos que regirnos por las leyes y ahí estamos trabajando en mejorar la parte legislativa. Nos vamos a hacer cargo de eso y el proceso de evaluación ambiental estará abierto a la participación ciudadana”, recalcó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario