martes, 26 de octubre de 2010

Comunidad rechaza instalación minera en Putú

Organizaciones manifestaron que si bien el proyecto es inminente, realizarán una oposición férrea por el daño al ecosistema

CONSTITUCIÓN.- Una férrea oposición a la extracción minera en las dunas de Putú existe entre la comunidad y el municipio de Constitución, ello debido a los daños que provocaría dicha actividad en la zona y por la escasa información que existe en torno al proyecto que, hasta el momento, ha sido conocido a través de informes por la ciudadanía, demarcaciones en el terreno y sobrevuelos realizados en la zona.
El presidente de la Agrupación por la Protección de los Recursos Naturales del Maule Norte (APRO Maule Norte), Jaime García, indicó que los putuganos y vecinos de localidades entre el río Maule y el Mataquito se organizaron a raíz del conocimiento de estudios realizados por una minera australiana, que tiene por finalidad explotar las dunas y humedales. Ello provocó que se movilizaran y empezaran a sensibilizar a la gente que poco o nada conocía de la idea empresarial.
“Llegamos en muchas oportunidades a las autoridades donde de primera no nos dieron credibilidad, porque para ellos era todo nuevo al igual que para nosotros, sin embargo tuvimos la suerte que medios de comunicación como Diario El Centro se preocuparan de este tema hace unos meses y nos rindieran su apoyo. Hay malestar en este sector tan tranquilo y con turismo bien fluido por las dunas y humedales realmente preciosos, además de preocupación por la artesanía, trabajos y actividades gastronómicas”, manifestó.

BENEFICIO
Ante esta situación, el dirigente planteó que lo que buscan es que Putú tenga un beneficio por ello, mayores adelantos y que esta intervención minera no se convierta sólo en un detrimento para la población local. Para ello, profundizó, se están realizando talleres para los líderes de agrupaciones o juntas de vecinos para que se interioricen en el tema e informen a las comunidades.
“Este proyecto para nosotros es inminente y no podemos evadir esta problemática. Lo único que nos queda como pueblo es trabajar en esto, lograr avances y sensibilizar a la gente. Queremos dejar en claro a la comunidad que el problema de la minera viene, no es un cuento en el aire, sino que está sumamente presente hoy. Tuvieron la suerte –y mala suerte para nosotros- que se nos vino el terremoto y tsunami donde la gente está muy sensible y quiere irse, entonces, van a poder negociar bastante bien”, agregó.
Aseguró que la instalación de la empresa no traerá ningún tipo de trabajo a los putuganos ya que el personal vendrá de afuera y, además, porque el nivel de tecnología que se ocupará para la extracción mineral es alto y requiere una compleja especialización de los operarios, educación que la comunidad local no posee.

MUNICIPIO
El alcalde de Constitución, Hugo Tillería, manifestó estar tremendamente sorprendido por el avance del proyecto el que dice haber conocido a través de situaciones complejas. Aseguró que por el nivel de impacto al ecosistema y por el eventual daño que produciría, está completamente en contra de la instalación de la trasnacional australiana en la comuna.
“Estamos absolutamente en contra. La semana pasada estuve reunido con la agrupación y vamos a emprender acciones para ver cómo impediremos el funcionamiento de esta extracción de minerales… Vamos a hacer muchas movilizaciones e informaremos a la gente. La ciudadanía estará alerta, no sólo la del sector norte, sino que también la de Constitución, ya que de una u otra forma estas cosas afectan a toda la comunidad en conjunto”, advirtió.
El edil señaló que el dinero pareciera ser lo más importante, y nadie se detiene a analizar la situación natural de la zona y cómo los arenales fueron una fundamental protección contra el tsunami del pasado 27 de febrero. Indicó que no hay claridad en torno a qué acciones legales se ejecutarán, pero que sí deberá presentarse a la Corema para que autoricen o no el proyecto.
“Como siempre las ‘coremas’ actúan muy unidas a temas políticos, así que por eso las esperanzas no son buenas. Lo que queda son las movilizaciones, que la comunidad, el país y la gente sepa lo que pasa en cada uno de estos lugares. Las invasiones son tremendamente complejas y difíciles de revertir. Está el ejemplo de Los Robles, unánimemente aprobado por el gobierno de la presidenta Bachelet y Punta de Choros, igualmente aprobado por un nuevo gobierno. Queda a la vista que hay políticas que se imponen y se toma muy poco en cuenta a las comunidades”, agregó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada