lunes, 18 de octubre de 2010

Confirman expropiación a familias que vivían en zonas costeras de alto riesgo

Será una de las consecuencias más importantes que tendrán las iniciativas de reconstrucción en Licantén, Pelluhue y Constitución, a fin de no permitir que personas vivan en las áreas devastadas por el maremoto

TALCA.- Aún no se sabe cuántas familias serán, pero la ministra de Vivienda y Urbanismo, Magdalena Matte, lo confirmó en su visita a Talca: quienes sean propietarios de terrenos en la zona costera definida por los estudios como riesgosa, serán expropiados para dar paso a otro tipo de ocupación que, ante un evento de la naturaleza y magnitud como el ocurrido el pasado 27 de febrero, no genere pérdidas humanas.
“Hay lugares donde no se va a poder vivir, porque están pegados al mar y pueden ser peligros. A esas familias que viven en zonas de alto riesgo, las vamos a expropiar para entregarle otro terreno y casa dentro de la misma comuna. No podemos dejar que personas vivan en zona de riesgo, porque somos responsables como gobierno”, dijo la autoridad.
En dicho contexto, anunció que su cartera entregará un subsidio adicional de 150 unidades de fomento a las comunas de la zona costera para construir en la segunda línea. Adelantó que este tipo de casas serán más caras, debido a la construcción específica de resistencia que deberán tener para evitar que un Tsunami las destruya. Por su parte, en la áreas donde se expropiarán terrenos, se dejará la posibilidad de que exista comercio o que se transformen en lugares de esparcimiento, pero los colegios, hospitales y servicios públicos, deberán estar en las llamadas zonas secas.

PROTOCOLO
Se trata de medidas que son parte de una idea mayor: la necesidad de una reconstrucción responsable, coordinada y oportuna del borde costero, fundándose en el rol del Estado de dar protección a la vida. Se ha propuesto garantizar el uso del borde costero, debiendo para ello regular su uso en función del riesgo a través de instrumentos de planificación territorial y de condiciones de construcción y urbanización, en conformidad a la normativa regulatoria vigente.
De esta manera, la visita de la Ministra de Vivienda sirvió para materializar un protocolo de reconstrucción para la zona costera de la Región del Maule. La medida se traducirá finalmente en un convenio de programación para las inversiones sectoriales, lo cual permitirá habitar el borde costero de la mejor manera posible. Por eso, autoridades nacionales y regionales destacaron ampliamente el desarrollo de los planes maestros de reconstrucción, con el apoyo de la empresa privada.
“Los aportes del PRES de Talca y de Constitución, las ideas que ya se han trabajado en Licantén y lo que se empieza a percibir en Curicó, son una demostración de lo que sucede cuando buenos profesionales e instituciones se comprometen en pensar las ciudades con ideas que las mejoran. Este protocolo, de alguna manera, marca la ruta de lo que tienen que ser nuestros planes reguladores en todo lo que es el borde costero y los planes intercomunales que en ellos también se puedan desarrollar”, dijo el Intendente, Rodrigo Galilea. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario