viernes, 8 de octubre de 2010

Cuatro a cinco horas de espera por una atención de urgencia

Servicio se defiende de las críticas de los usuarios y argumenta déficit de cirujanos y sobrecarga laboral debido a los efectos del terremoto en la red asistencial del Maule sur

LINARES.- Los usuarios de la atención pública denunciaron esperas de hasta cinco horas para acceder a una consulta de urgencia en el hospital base de “Carlos Ibáñez del Campo”, de la ciudad de Linares. El fenómeno se viene arrastrando hace cuatro semanas y tiene su origen en la falta de personal para atender las demandas de la población, especialmente en materia de cirujanos.
Juan Alfredo Maureira calificó de humillante la tensa espera que deber tener los pacientes que llegan a este recinto ubicado en Max Jara esquina Brasil. “Es una pena lo que está pasando en nuestro hospital. Pensé que con el cambio de Gobierno el tema iba a mejorar pero seguimos igual. Yo llegue el día miércoles último a las 12.00 horas y esperé hasta las 16.00 horas con una sobrina bastante complicada al estómago. Nos tuvimos que ir porque la situación era insostenible y acudir a una atención privada al final del día”, comentó.
Señaló que “los linarenses debemos alzar las voz y decirle a nuestras autoridades que se preocupen de estos temas. Así como defienden el río Achibueno deberían preocuparse porque hayan más médicos y la atención sea digna, porque resulta algo realmente denigrante”.
Verónica Miranda manifestó que al tema de la atención se une la presencia de decenas de perros vagos que ingresan a la sala del servicio de Urgencia y un número importante de indigentes, “el día domingo la situación era realmente caótica. El mal olor y la mugre que había en la sala de unía a decenas de personas esperando latosamente por una atención. Ojala la autoridad se preocupe de estos temas”.

RECONOCEN PROBLEMA
La subdirectora médica Ruth Muñoz, reconoció que hay problemas en el servicio de Urgencia y eso se debe exclusivamente a un tema de recurso humano. Tenemos, añadió, tres colegas trabajando en urgencia, es decir, un pediatra, un cirujano y un internista, “lamentablemente surgen operaciones y una intervención se prolonga, mínimo, dos horas. Esto genera precisamente que la atención no sea tan rápida y el médico general debe encargarse de revisar a todos los pacientes”.
La facultativa señaló que a lo anterior se suma un sostenido aumento en las consultas desde septiembre a la fecha y una sobrecarga laboral debido a las obligaciones que el servicio ha debido asumir debido a los problemas que el terremoto produjo en la red pública, con recintos muy complicados en Constitución, Parral y Cauquenes: “Estamos atendiendo al día a más de 400 personas en el servicio de Urgencia y eso sin duda es una sobrecarga. A pesar de tener la calificación de Centro Regional de Derivación no contamos con más recurso médico y hemos debido enfrentar el tema con lo que tenemos”, enfatizó.
Llamó a que la población también acuda a los SAPU que existen en toda la provincia y el servicio no se atoche con patologías que no son de emergencia necesariamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario