miércoles, 13 de octubre de 2010

En medio de aplausos emergió minero talquino José Henríquez

A las 17:59 horas afloró a la superficie el minero talquino José Samuel Henríquez González, en el lugar número 24 de las lista de 33 rescatados desde las profundidades de la mina San José, tras más de 18 horas labor continua por parte de un numeroso grupo de rescatistas, en medio de aplausos y gritos de su familia, entre ellos su esposa y dos hijas, además de un  hermano. El Presidente Sebastián Piñera fue uno de los primeros en saludarlo a la salida del ducto que lo conectó a la vida.
Henríquez González es talquino y tiene 56 años. Es padre de dos hijas mellizas y una nieta. Su padre se dedicó gran parte de la vida al trabajo minero y por eso sus tres hijos, incluido José Samuel, continuaron con el oficio.

Hace 30 años comenzó en diversas labores que lo llevaron a trabajos de excelencia en las grandes mineras del país. El haber subido de peso lo llevó a aceptar un trabajo menor donde no debiera enfrentar problemas de hipertensión, según contó en una ocasión su esposa Hettiz Berríos, quien viajó para recibirlo a la salida del ducto en la mina San José.
La mujer narró que siempre había trabajado en obras mayores, El Teniente o El Salvador, pero que nunca había estado en una mina tan chica donde las condiciones laborales son más difíciles. “Por un problema físico aceptó un trabajo pequeño en San José, donde todavía no cumplía un año, aceptó pensando que sería algo provisorio”, manifestó su esposa en un momento, a pocos días de ocurrido el derrumbe en el yacimiento y cuando aún no se conocía si estaban con vida o no.
En dicha oportunidad también contó que su marido llevaba apenas unas horas en su primer turno de la semana, donde se desempeñaba como operador de maquinaria pesada al interior de la mina San José, lugar donde detectó algunas falencias que comentó en su hogar. “Él me comentó su preocupación porque nunca había estado en una mina con sólo una entrada y chimenea única, yo le pregunté si podrían hacer algo al respecto, pero me explicaba que es muy difícil reclamar por algo así, era exponerse a perder el trabajo”, expresó Hettiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario