lunes, 11 de octubre de 2010

Escultura no aparece pero surgen hipótesis

Sigue misterio por desaparición del monumento, aunque se sabe que comercialmente el metal del que está hecho no le reportaría muchas ganancias a los delincuentes que lo sustrajeron

TALCA.- ¿Cómo desaparece una estructura de alrededor de 150 kilos en un sector central de la capital regional sin que alguien haya visto algo? Es la pregunta que a tres días de ser reportado el robo de la histórica escultura de la Loba Capitolina de la Plaza Italia de Talca surge espontánea y que hasta ahora no tiene respuesta.
Y no la tiene porque por el momento nadie ha reportado conocer detalles de la desaparición de este patrimonio cultural de la ciudad, donado por el mismísimo Benito Mussolini en 1939 a la colonia italiana residente en Talca.
Por eso, personal policial a cargo de la investigación de este robo sigue buscando pistas que permitan aclarar lo sucedido presumiblemente en la madrugada del viernes, contando para ello con equipos que trabajan en varios frentes porque como lo señaló el jefe de la Tercera Comisaría de Talca, mayor Benjamín Piva, se analizan varias líneas investigativas no descartando ninguna hipótesis en este caso que ha causado rechazo y repudio total entre las autoridades y la comunidad en general.
De todas maneras, hay datos para considerar, ya que según ha establecido la policía uniformada, si eventualmente los delincuentes quisieran fundirla –la escultura es de bronce- no significaría una gran ganancia en términos comerciales, razón que hace pensar en otro tipo de hipótesis ya que el valor estaría en su condición de patrimonio cultural, por lo que no es descabellado pensar que podría ser un robo por encargo para personas que coleccionan este tipo de objetos.
Por eso, el mayor Piva es optimista y recordó que en el caso del robo de la escultura del Abate Molina, recuperada por la SIP de Carabineros de Chile, se hizo un minucioso trabajo de investigación que duró dos meses y que concluyó con la recuperación del monumento. “Lo más importante para la investigación es tener mucha paciencia y buena memoria visual. También en ese caso analizamos todas las líneas investigativas”, dijo el oficial.

NADIE VIO NADA
Lo que más llama la atención de este caso es el lugar donde ocurrió, en pleno centro de la capital regional y donde hay habitualmente una alta afluencia de público y de tránsito. Por ello, la hipótesis en torno a la hora es que habría sido muy de madrugada. Además, surge la pregunta de cómo el o los delincuentes se llevaron la pesada estructura. “Tiene que ser una persona muy osada por la distancia, porque hay varios guardias en el sector, hay un cuartel policial a pocas cuadras. En suma, hay varias cosas que llaman la atención”, dijo el mayor Piva.
En el sector de la Plaza Italia, a pesar de las características ya descritas, las personas poco sabían del destino de la escultura. Guardias de la estación de trenes señalaron que el robo debía haberse perpetrado en horas de la madrugada y que no vieron nada debido a que a cierta hora de la noche, el portón se cierra y ellos se concentran más al interior del recinto.
Los cuidadores de auto, que trabajan en forma permanente fuera del recinto de la estación, tampoco tenían mayores antecedentes del robo, sólo aventurando hipótesis de que sería por encargo.
En los locales de alrededor de la plaza y que están por la 11 Oriente no fue posible ubicar más datos sobre este hecho policial y sólo manifestaron pena por la situación en que quedó el monumento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario