miércoles, 13 de octubre de 2010

Florencio Ávalos se convirtió en la imagen de Chile para el mundo

A las 23.12 bajó el primer rescatista (de Codelco) y  a las 00.10 estaba en la superficie el minero, más de dos meses después del mayor accidente del sector en el país, que sepultó a 33 trabajadores. Su rostro reflejaba tranquilidad y calma, signo de esperanza y vida que fue transmitido a todo el orbe por más de un centenar de medios de comunicación

COPIAPÓ/TALCA.- Todo Chile esperaba nervioso anoche el rescate del primer minero de los 33 que quedaron encerrados el 5 de agosto por un derrumbe producto de las escasas medidas de seguridad existentes en la mina San José, de la empresa San Esteban, causa que ahora investiga la justicia. El rostro de Florencio Ávalos, número uno en la lista de salvamento, reflejaba la calma de un hombre de mina, acaso de quien sabe que todo saldrá bien, y se convirtió en la imagen que 33 familias y un país entero esperaban con ansias hace más de dos meses. Arriba, lo recibieron su esposa e hijo, a quienes abrazó con cariño. Ávalos, es quien mostró su rostro a la cámara cuando se hizo contacto con los mineros a mediados de agosto, cuando se supo que estaban vivos.
Hoy será un día difícil de olvidar. Varias imágenes marcan la jornada. Como la del rescatista de Codelco que llegó a la mina (la primera persona fuera del grupo que los obreros veían después de largas semanas) a quien los trabajadores saludaron tranquilos pero con emoción, todo transmitido vía Internet, por una cámara estratégicamente ubicada en el yacimiento por los mismos mineros, quienes con su astucia lograron ayudar no sólo en esa tarea, sino en la instalación de la plataforma que recibía a la cápsula Fénix II, o en el tratamiento de salud de muchos de ellos mismos, bajo la supervisión de los expertos que les guiaban desde la superficie. Tampoco será fácil de sacar de la mente la imagen de los mismos trabajadores, quienes de buen talante, ánimo y calma, veían como sus compañeros iban subiendo uno por uno a la superficie. La larga faena para sacar a cada uno de la mina tuvo su punto cúlmine anoche: ver la cápsula Fénix II bajar y subir con ellos, uno por uno, será una imagen que marcará al país. Pero la tarea seguirá durante todo el día, hasta que todos estén a salvo.

UN NERVIOSO COMIENZO
Pasadas las 23.00 horas de ayer la tensión se podía sentir en todas partes. Pese a que se habló de las 18.00 como la hora de inicio del rescate, éste se pospuso para las 20.00 horas y luego las horas pasaban y nada del salvamento. Se sabía quienes saldrían primero (Florencio Ávalos, Mario Sepúlveda, Juan Illanes y Carlos Mamani, los más hábiles). Se conoció la lista completa, pero no iniciaba la tarea final.
El Presidente Sebastián Piñera llegó por la tarde captando toda la atención de los medios de comunicación. Llegaron saludos y parabienes de Barack Obama, Evo Morales, de casi todos los mandatarios del mundo, de grandes artistas como Juanes y Alejandro Sanz. Pero se estaba demorando la labor.
Al fin, 70 días después del grave derrumbe que sepultó a 33 mineros en Copiapó pasada la medianoche, el rostro de Florencio Ávalos demostró que la fe mueve y en este caso rompe montañas.

PLANES Y DETALLES
El día de máxima agitación comenzó con el anuncio de que el rescate, podría adelantarse un par de horas, por lo exitoso de las pruebas realizadas.
"Esperamos concluir este martes con al menos uno de los mineros en la superficie. Es el objetivo que nos hemos planteado ", confirmó hacia el mediodía el ministro de Minería, Laurence Golborne.
Los técnicos decidieron además detener el único de los otros dos planes alternativos que seguía operando, la excavación de la perforadora petrolera, y resolvieron emplear para el rescate la cápsula "Fénix 2", a la que se incorporaron los últimos avances en el sistema de intercomunicación. Así, fue posible escuchar en directo los diálogos de los mineros, rescatistas y profesionales y técnicos que aguardaban en la superficie.
Durante la jornada, en medio de la agitación de los familiares de los mineros, se conoció el orden del rescate. Como primer evacuado fue elegido Florencio Ávalos, un capataz de 31 años que destaca por su experiencia y habilidad.
Su imagen dio la vuelta al mundo cuando el 22 de agosto asomó su rostro a una cámara de vídeo para demostrar que los trabajadores accidentados estaban vivos.
En su viaje a la superficie, Ávalos debe describir detalladamente lo que vea a través de la rejilla de la cápsula, información que los técnicos consideran de vital importancia para el desarrollo de todo el rescate. Pese a ello, tras su llegada a la superficie, fue trasladado rápidamente aunque con calma, al centro de urgencia de campaña instalado en el lugar, donde los obreros permanecerán dos a tres horas, antes de ser enviados al hospital de Copiapó, donde estarán 48 horas.
Cuando el primer minero fue rescatado con éxito se encendió una baliza y sonó una sirena, una operación que se espera repetir en las próximas horas, dijo el ministro de Salud, Jaime Mañalich.

PIÑERA
El Presidente Sebastián Piñera, llegó con varias horas de anticipación a la mina para encabezar el operativo de rescate de los mineros.
"Hoy día siento una profunda emoción, la misma que sienten todos los chilenos, pero también siento una tremenda alegría, los chilenos dijimos: "no nos rendiríamos" y cumplimos", Piñera.
"La fe, la fuerza, el coraje y la voluntad de esos 33 mineros, de sus familiares, de los rescatistas, del Gobierno de Chile y de todos los chilenos han hecho posible este milagro", añadió.

1 comentario: