martes, 12 de octubre de 2010

Florencio Ávalos será el primero de los 33 en ascender a la superficie

Santiago.- El minero Florencio Ávalos Silva será el primero de los 33 mineros atrapados desde el pasado 5 de agosto en salir desde la mina San José a bordo de la cápsula "Fénix II".
Su timidez lo hizo hacer de camarógrafo del grupo. Así, según explicó a sus compañeros, no saldría tanto en los vídeos.
Sin embargo, Florencio Ávalos, de 31 años, se convirtió en el protagonista del rescate al haber sido elegido el primero que abandonará el yacimiento en el que los 33 mineros permanecen atrapados desde hace 69 días.
Su habilidad, su juventud, así como su experiencia en la mina, (trabaja en el sector desde hace 8 años), le hacen válido para este puesto.
Florencio Ávalos, junto con Mario Sepúlveda (39 años) y Juan Illanes (52 años), los tres primeros mineros que abandonarán la mina, son considerados los más hábiles del grupo, capaces de solucionar cualquier inconveniente durante la subida y de describir los detalles del ascenso con el fin de guiar al resto de sus compañeros.
La elección de Ávalos tiene, además, un carácter simbólico: fue el primer "rostro" de la tragedia que recorrió el mundo, cuando el pasado 22 de agosto una cámara de vídeo llegó al interior de la mina y él se colocó delante del diminuto aparato.
Alfonso Ávalos, padre de los hermanos Florencio y Renán, de 29 años, ambos atrapados en el interior de la mina, a 700 metros de profundidad, no ocultó su felicidad ante esta decisión.
"Me pone muy feliz que mi hijo sea el primero, es un honor", dijo Ávalos.
El ilusionado padre explicó que será la esposa de Florencio y sus dos hijos quienes le reciban una vez salga al exterior, ya que el protocolo sólo permite la entrada al lugar de tres familiares.
Residente de la población El Palomar, en la región de Atacama, Florencio Ávalos era uno de los jefes en la mina en el momento del derrumbe, el pasado 5 de agosto.
Aunque nunca antes había vivido un accidente dentro del yacimiento, tras el derrumbe su familia recordó que se quejaba de que la mina estaba en mal estado porque crujía mucho y se desprendían piedras ("llora" la mina, dicen los obreros), sin embargo, siguió en su puesto de trabajo.
Incluso su lugar de capataz, segundo en la jerarquía después del jefe de turno Luis Urzúa, le sirvió para colocar en la veta San José a su hermano Renán y a su cuñado Osmán Araya.
"Acostumbraban a realizar los mismos turnos, porque Florencio le enseñaba a Renán, que estaba en sus primeros pasos", explicó a los medios su hermana Katherine.
Fanático del fútbol e hincha de la Universidad de Chile, Florencio sólo una vez abandonó su carácter reservado para conseguir uno de sus sueños: recibir la camiseta de la selección chilena firmada por el equipo, después del amistoso de Chile contra Ucrania el pasado 7 de septiembre.
Su esposa Mónica Araya, de 33 años, será la primera persona que después de 69 días podrá abrazar a uno de los 33 mineros atrapados.
Sin embargo, su alegría no estará completa, pues aún le quedarán por abrazar a un hermano y un cuñado, también atrapados en las entrañas de la tierra. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario