martes, 19 de octubre de 2010

Incendio intencional destruyó ex internado de niñas de Talca

Tanto bomberos como testigos y vecinos, atribuyeron el inicio del fuego a un grupo de seis menores drogadictos que vivían clandestinamente en el interior del edificio de dos pisos

TALCA.- Un gigantesco incendio de carácter intencional destruyó ayer el ex internado de niñas de Talca, ubicado en calle 1 Norte, entre 11 y 12 Oriente, causando gran alarma en la comunidad, ya que la columna de humo era visible desde distintos puntos de la ciudad, motivando la llegada de las seis compañías de bomberos.
Los voluntarios debieron desplegarse por distintos puntos, ya que el antiguo edificio de dos pisos tenía numerosos accesos, luego que fuera evacuado y severamente afectado en su infraestructura por el terremoto de febrero pasado. A ello se suma que al costado poniente existe un sitio eriazo y que al oriente colinda con la línea del ferrocarril.
Por ello, el trabajo de bomberos se concentró no sólo en el frontis del recinto, a fin de acceder al segundo piso, que fue el punto de inicio del fuego, sino también por los costados y la parte posterior, ya que las llamas amenazaron con propagarse a una empresa que vende camiones y a un gimnasio donde se practica el boxeo.
De hecho, los encargados de ambas dependencias debieron aplicar rápidamente planes de evacuación, retirando vehículos e incluso desalojando el recinto deportivo. Las llamas alcanzaron gran altura y, por algunos instantes, estuvieron a punto de convertir en escombros toda la manzana, pero tras media hora de trabajo, los bomberos lograron controlar el fuego.

ORIGEN INTENCIONAL
Al momento de establecer el origen de las llamas, el comandante de bomberos de Talca, Carlos Bernales, fue explícito en señalar que al momento en que llegaron los primeros voluntarios, constataron que en el edificio había un grupo de seis menores de edad, quienes hicieron abandono para evitar ser identificados.
El jefe bomberil agregó que, al momento de subir al segundo piso, los bomberos pudieron constatar que algunas de las habitaciones tenían colchonetas abandonadas que, aparentemente, eran utilizadas por dichos adolescentes para dormir y, además, consumir drogas inhalables, como bencina y adhesivo líquido.
En este sentido, el comandante atribuyó la causa del siniestro como intencional, señalando que la principal hipótesis apunta a que ese mismo grupo de menores fue el que provocó el siniestro, aparentemente por la ignición de algunos de los combustibles que utilizan para drogarse. A la vez, afirmó que en el combate a las llamas no hubo ningún voluntario o persona ajena lesionada.

MENORES DROGADICTOS
La versión de los bomberos fue plenamente confirmada por vecinos, quienes exigieron que las autoridades adopten medidas concretas para evitar estos hechos graves. Así lo indicó Roberto Astudillo, un ex funcionario de ferrocarriles actualmente jubilado y que vive en una casa ubicada en las cercanías.
El testigo señaló que el grupo de menores que observaron los voluntarios son los mismos que hasta antes del terremoto dormían en los vagones de trenes abandonados, donde cada cierto tiempo causaban incendios con el mismo origen intencional. Agregó que personalmente observó cuando, tras el megasismo, los adolescentes se fueron de los vagones y se instalaron en el ex internado de niñas.
Los antecedentes fueron ratificados por los líderes sindicales de los comerciantes ambulantes que están instalados por la Uno Norte, frente al ex internado. Los dirigentes señalaron que el grupo de menores ingresa al lugar por los accesos posteriores, agregando que incluso muchas veces ellos mismos los han ayudado cuando sufren intoxicaciones por consumo de drogas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario