miércoles, 20 de octubre de 2010

Jueces condenaron por delito calificado a autor confeso del crimen de estudiante

Fiscal y abogada querellante exigieron sanción de 20 años de cárcel y una millonaria indemnización, respectivamente, mientras la defensa argumentó que colaboró con la investigación y que no tiene prontuario

TALCA.- Como autor de un delito calificado, bajo la circunstancia de la alevosía, es decir, actuando sobre seguro para que la víctima no repeliera la salvaje agresión, fue condenado ayer Elías Pavez Rivano, uno de los cinco imputados que fueron llevados a juicio por la fiscalía de Talca, en el contexto de la investigación por el crimen del estudiante de 15 años, Gabriel Espinoza.
Los hechos ocurrieron el 21 de junio del 2009, cuando el adolescente -que era presidente del centro de alumnos del Colegio San Jorge de Talca- fue agredido con  un cuchillo en el pecho en una placilla ubicada en la Villa Universitaria, en el sector surponiente de esta ciudad, en momentos en que compartía con otros dos jóvenes que sobrevivieron al ataque protagonizado por cinco sujetos, tres adultos y dos menores.
El caso criminal se discutió durante cinco días seguidos de audiencias ante la segunda sala del Tribunal Oral de Talca, cuyos jueces –Wilfredo Urrutia, Jeannette Valdés y Alejandro Sumonte- anunciaron ayer su veredicto, en el cual condenaron a uno de los imputados por el homicidio calificado de Gabriel Espinoza, absolviendo a los cuatro restantes de la acusación como autores del mismo hecho ilícito.

RESPONSABILIDAD
El tribunal, en forma paralela, declaró culpable por homicidio calificado frustrado a uno de los dos menores de edad que fueron llevados a juicio y que permanece, a la fecha, internado en un centro cerrado bajo vigilancia de Gendarmería. Una situación similar mantiene Pavez Rivano, pero en la cárcel de Talca, donde permanece hace 15 meses, por ser considerado un peligro para la seguridad de la sociedad.
El crimen frustrado se refirió, según explicaron los jueces, al ataque también con un arma cortopunzante del que fue objeto un joven que acompañaba a la víctima fatal, pero que sobrevivió únicamente porque alcanzó a esquivar la agresión y fue herido en el hombro izquierdo, aunque la puñalada estaba dirigida a su pecho.
El mismo fallo establece que otros dos adultos, de nombres Marcelo Pavez Rivano y Camilo Cerda Iturra, junto a un segundo menor de edad, son únicamente autores de lesiones menos graves sufridas por el mismo menor que estuvo a punto de ser apuñalado. En tanto, respecto a un segundo joven que acompañaba a Gabriel y que también sobrevivió a la golpiza, los jueces estimaron que si bien fue efectivamente atacado, ello no logró probarse y acreditarse legalmente en el juicio.

ALEGATOS
Tras el veredicto que, en la práctica, significó la absolución de cuatro de los imputados por el delito más grave de homicidio calificado, tanto la fiscal, Paula Rojas, como la abogada querellante, Blanca Rebolledo, exigieron que Elías Pavez Rivano sea sancionado a la pena más alta, es decir, a 20 años de cárcel. La querellante agregó una millonaria indemnización a favor de los padres de Gabriel Espinoza.
Por su parte, el abogado jefe de la Defensoría Penal Pública, Joaquín García, quien representó a dicho imputado, alegó a su favor que deberían configurarse dos circunstancias atenuantes: irreprochable conducta anterior y colaboración en la investigación. En el primer caso, argumentó que un fallo condenatorio por microtráfico aún no incluido en el extracto de filiación del acusado, no lo excluiría de ser considerado como una persona que no tiene prontuario.
Respecto a la colaboración, dijo que dicha situación se acreditó con su testimonio durante el juicio y previamente ante la Policía De Investigaciones (PDI), confesando en ambas ocasiones su autoría en el crimen de Gabriel Espinoza. Las sanciones que cumplirán todos los condenados se conocerán el lunes de la próxima semana, a las 16.00 horas, en la audiencia de lectura de sentencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario