lunes, 18 de octubre de 2010

Locatarios de balneario del río Claro en pie de guerra contra el municipio


Comerciantes consideran excesivo el tributo que deben realizar, ya que en algunos casos existen deudas aún impagas

TALCA.- Nada de contentos se encuentran los locatarios y comerciantes que realizan sus actividades en el conocido balneario del río Claro, en la capital regional, tras el cobro por concepto de arriendo que estableció el municipio local por el uso del terreno, lo cual se suma al impuesto de las patentes comerciales en cada uno de los rubros.
El origen del conflicto está en el cambio de la figura establecida para el cobro por el uso del terreno para estos comerciantes y locatarios, muchos de los cuales viven en el sector que administra la municipalidad, desde que el área fue transferida a la corporación edilicia por el Ministerio de Bienes Nacionales, para la realización del proyecto de remodelación del balneario, en el período del ex alcalde, Germán Verdugo.
Antes del terremoto, el municipio estableció que el grupo de personas que realiza diversas actividades comerciales en la zona debía pagar algo más de 700 pesos por metro cuadrado construido, ordenanza que hoy está vigente, pero que los mismo locatarios -agrupados bajo el Comité de Adelanto del Balneario del río Claro- consideran excesiva, sobre todo luego de lo sucedido con el terremoto del 27 de febrero.

CONDICIONES MÍNIMAS
En este sentido, luego de muchas negociaciones en que estuvieron involucrados varios concejales, se llegó a un acuerdo con el grupo para reducir el cobro a 200 pesos el metro cuadrado, pero considerando toda el área que ocupa cada uno de los 39 locatarios que integra el Comité de Adelanto del Balneario del río Claro.
El presidente de esta agrupación, Arturo Vergara, dijo que aunque no están en desacuerdo con pagar por el terreno, consideran excesivo el cobro, en un lugar que no reúne las condiciones mínimas para desarrollar una actividad comercial de acuerdo a las normas sanitarias.
“Qué sacan con cobrar cantidades irrisorias que nosotros no podemos pagar. Estamos de acuerdo que la municipalidad nos cobre, pero cuando tengan hecho algo mejor en el balneario, y que no le falten el respeto a los que llevamos 40 años en el sector”, dijo.

REGULARIZACIÓN Y CATASTRO
En el municipio estiman, por su parte, que en ese sector debe existir un proceso de regularización y ordenamiento de las actividades comerciales que allí se realizan, lo que pasa, entre otras cosas, por ejecutar el cobro por concepto de arrendamiento.
El tema surgió en la última región de Concejo Municipal, ya que una vez establecido el acuerdo con los locatarios del balneario, el catastro y los contratos de arriendo no han avanzado.
Según se indicó en la oportunidad, inspectores y funcionarios del departamento de obras deberán catastrar todas las actividades comerciales que se realizan en el balneario, lo cual debía dar como resultado la definición de los espacios individuales para la posterior confección de los contratos de arriendo.

“ESTÁN ALEGANDO DE MÁS”
Al respecto, la concejal Paulina Elissetche (PS) mostró su extrañeza por la posición de los locatarios, con quienes dijo se llegó a este acuerdo de los 200 pesos por metro cuadrado, considerando también que han seguido realizando sus actividades durante el presente año sin cancelar el monto acordado, debido a la situación generada luego del terremoto.
“Creo que están alegando un poco de más”, dijo la autoridad. En todo caso, un aspecto que la concejala consideró importante, es que se avance con mayor celeridad en la regularización de este tema, para que tanto el municipio como los locatarios puedan tener claridad sobre lo que pasa en ese sector.

No hay comentarios:

Publicar un comentario