lunes, 18 de octubre de 2010

Locatarios sin esperanzas de pronta reconstrucción del Mercado Central

Comerciantes reconocen que no son prioridad en cuanto a la destinación de recursos y generación de proyectos para la recuperación del Monumento Nacional

TALCA.- Diez años se cumplieron ayer desde el trágico incendio que arrasó con el Mercado Central de Talca. El siniestro dejó por años damnificados a los locatarios y trabajadores. Cuando recién pudieron instalarse tras el proceso de reconstrucción de la nave central, sólo fueron un poco más de dos años de dicha, por cuanto el terremoto de febrero pasado dejó el recinto inhabitable.
De esta forma, la historia reciente del Mercado Central ha sido una verdadera tragedia para los comerciantes, y para la ciudad también. Siguen algunos locales funcionando en el perímetro externo, pese a que el municipio ha advertido constantemente los peligros que significa dicha acción. El resto de los locatarios están ubicados en el sector de estacionamientos, por la calle Uno Norte, hasta que se financien proyectos de reparación, para el definitivo retorno al clásico, patrimonial e histórico edificio.
En dicho contexto, el presidente del sindicato de trabajadores del Mercado Central, Luis Baeza, puntualizó que tras el terremoto, el incendio registrado hace 10 años pasó completamente a la historia, y que ahora se viven nuevos procesos. Los avances que se registraron hasta antes del cataclismo eran los esperados e, incluso, aseguró que venía una tercera etapa donde los recursos estaban asegurados y se suponía el arreglo perimetral.
Pero advirtió que la madrugada del 27 de febrero echó al suelo todos estos proyectos. “Fue un retroceso para nuestras esperanzas, ya que el terremoto paró todos los procesos. Se suponía que con la tercera etapa el Mercado iba a quedar en condiciones súper buenas, por cuanto se iban a arreglar las cocinerías, se ampliarían, pero ahora todo se paró. En el largo plazo lo veo reconstruido, pero muy a largo plazo, mientras tanto, nada. Todos queremos que la cosa comience a funcionar y se reactive. El problema es que no hay financiamiento”, manifestó.

TRAGEDIA
Marcela Becerra fue por años dirigente de los locatarios. Ahora no está en la cabeza del gremio, pero continúa trabajando en el recinto. Recordó que la noche del incendio fue trágica, agregando que incluso los bomberos debieron romper candados para ingresar al lugar desde donde se proyectaban llamas y humo, que se observaban desde los diversos sectores de la ciudad.
Agregó que por el siniestro perdieron la mercadería completa, y así también sus trabajos. El local estuvo cerrado por bastante tiempo y sólo después de siete años se logró reconstruir. En ese momento se abrieron las dependencias, los comerciantes se instalaron y luego de dos años, ocurrió el megasismo. Con esos proyectos tenían la convicción y esperanza que el edificio prontamente estaría totalmente refaccionado.
“Pero pasó el terremoto y las autoridades desecharon el financiamiento, así que ahora no sé en qué estamos, nos encontramos en el aire. Cuando lleguen privados -como se anuncia acá- y puedan invertir, no será lo mismo. Ahora, a 10 años del incendio y con esto encima, peor aún. A corto y mediano plazo no veo soluciones, al largo plazo sí, quizá vamos a tener algo lindo para la ciudad”, señaló.
Becerra aseguró que la tragedia se desató luego del incendio que destruyó el recinto, para no recuperarse más. “Hay muchas catástrofes, colegios, hospitales y todo eso en el suelo, así que tenemos que pensar que no somos prioridad. Nos han recalcado eso en la cara, muchas veces, lo cual también es entendible. Sin embargo, necesitamos y queremos lo nuestro. Por lo menos ahora podemos trabajar. Las condiciones las hemos mejorado nosotros y lo que levantamos es por nuestro sudor y financiamiento, y vamos a seguir aquí hasta que podamos”, agregó.

MUNICIPIO
La administración comunal, hace algunas semanas, emanó un documento donde decretó inhabitable el recinto, ya que los daños sufridos tras el evento de febrero, dejó la estructura en pésimas condiciones. Incluso, se instaló un cierre con mallas para que los locatarios del área perimetral no continuaran en funciones.
Aunque el alcalde, Juan Castro, afirmó que los comerciantes se habían comprometido a abandonar totalmente el edifico, advirtió que quienes se encuentran en el estacionamiento del recinto continuarán en funciones en el lugar. Son alrededor de 120 locatarios que aseguran que tienen autorización para trabajar en dicha zona, debido a que al interior del edificio la tarea se vuelve imposible.
La resolución edilicia se adoptó en el Concejo Municipal del 21 de abril pasado, donde se estipuló que debe realizarse un proyecto de formalización del área, con especialistas que asesoren respecto al cierre de puestos, medidas de seguridad y evacuación, para entregar mejorar sustanciales a las instalaciones. Los locatarios ocupan el lugar sin costo y el edil talquino aseguró que el municipio apoyará la actividad, hasta que comiencen las obras de recuperación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario