jueves, 7 de octubre de 2010

Manejo de datos climáticos son clave para agricultura sustentable


Ante el déficit hídrico que atraviesa la zona centro sur, especialistas de la Dirección de Meteorología de Chile (DMC) anunciaron que el próximo año debería ser neutro en términos climáticos, dejando atrás el fenómeno de La Niña en el otoño, para dar paso -probablemente- a una temporada normal

TALCA.- En el seminario “Cambio climático: impactos en el sector y gestión del riesgo”, organizado por la dirección regional del Ministerio de Agricultura, en el marco de la Fital Bicentenario, se puso de manifiesto la importancia de ser un agricultor informado acerca de los factores climáticos que pueden afectar la cosecha y de la prevención a tiempo si se manejan los datos correctos.
Junto con ello, especialistas de la Dirección de Meteorología de Chile (DMC) anunciaron que el próximo año debería ser neutro en términos climáticos, dejando atrás el fenómeno de La Niña en el otoño, para dar paso a una temporada normal.

DÉFICIT HIDRÍCO
La meteorologa de la DMC, Claudia Villarroel, precisó que “estamos con una sequía entre un  20 a 50% en la zona centro sur del país”, gracias a los efectos del Fenómeno La Niña, “con menos precipitaciones y más frío”, precisó.
Además, la experta sostuvo que estos efectos seguirán en primavera, se pasará por un verano con poca predictibilidad, para finalizar con los efectos de este fenómeno el otoño de 2011.
“Si bien el pronóstico estacional es hasta tres meses, hay perspectivas de lo que va a pasar con La Niña y se cree que va a estar presente hasta comienzos de otoño y como coincide con la llegada del invierno, lo más probable es que entremos a una fase neutra, entonces puede ser un año completamente normal”, dijo.
En este sentido, el encargado de la Unidad Nacional de Emergencias Agrícolas (UNEA), Antonio Yaksic, hizo un llamado a ser cautos en el tema y a ser proactivos. “Generalmente en Chile con temas climáticos se es reactivo, vale decir, cuando ya no hay nada que hacer se toman las decisiones. Sólo como ejemplo la gran sequía de los años 67-68 significó pérdidas sobre los 524 millones de pesos. La del ’97 significó 356 millones y la del 2007-2008, 170 millones de pesos, por eso estos eventos extremos hay que tomarlos como algo frecuentes y no inesperados”, sostuvo.

AGRICULTOR INFORMADO
Los expertos aseguraron que los datos existen y son accesibles a los agricultores, por eso un productor informado puede salvar una cosecha, así lo dio a conocer el encargado de la Red Agrometeorológica del INIA Quilamapu en la Octava Región,  Claudio Pérez.
“Siempre nos preocupamos del tiempo al final de las noticias, pero eso tiene mucho más importancia porque las variables agroclimáticas es muy importante manejarlas y conocerlas para poder prevenir o resguardarse ante los problemas diarios como las heladas, sequías o inundaciones”, dijo, añadiendo que el cambio climático, el seguro agrícola, la DMC, son temas que están todos ligados y “este trabajo mancomunado busca que el agricultor produzca con menos riesgos y tenga una producción  más segura. Un dato: el 50% de la producción se pierde por problemas de insectos y  manejando estas variables se puede reducir el riesgo y si se logra reducir la brecha por temas climáticos, la producción es más sustentable, hay una agricultura mucho más limpia y sin pesticidas”, concluyó.
Sin embargo, Pérez precisó que “en general hay sectores bastante avanzados como la gente de los frutales porque el ritmo de producción es mayor, con mucha más tecnología aplicada, pero hay falencia en otros sectores como praderas y cereales y eso es una tarea pendiente”, señaló el profesional. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario