martes, 26 de octubre de 2010

Preocupación en Putú por proyecto minero en dunas


La situación será presentada mañana ante la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados por el parlamentario Pedro Pablo Álvarez-Salamanca

CONSTITUCIÓN.- Una profunda preocupación ciudadana existe en la localidad de Putú, distante a 20 kilómetros al norte de Constitución. Ello a raíz de un proyecto trasnacional minero que se radicaría próximamente en la zona y que se dedicará a extraer desde las extensas dunas -y posteriormente en el mismo poblado- grandes cantidades de fierro, titanio y vanadio de 823 millones de toneladas de arena, lo que provocaría graves daños al ecosistema, a la calidad de vida y las condiciones de salud de los putuganos.
El diputado por el distrito 38, Pedro Pablo Álvarez-Salamanca, advirtió de esta inminente extracción de material por parte de la empresa de origen australiana South American Iron & Steeel, de la que reconoció que no tiene antecedentes ni conoce la forma en la que se llevará adelante el proyecto.
Sin embargo, mañana pondrá en conocimiento de esta situación a la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados –instancia a la que pertenece- con el objetivo de que la firma explique ante los parlamentarios el proyecto que tiene y así la comunidad tenga mayores antecedentes al respecto, ya que existe mucha desinformación.
“La idea es ver el impacto que tendrá en la zona y la forma en que la empresa los va a mitigar. Esto es preocupante, sobre todo, por el medioambiente y las grandes reservas. En Putú tenemos humedales y arenales, por lo tanto, eso se vería afectado. Hay que conocer el proyecto y estudiarlo en profundidad, porque tal vez puede ser algo amigable y beneficioso para la gente”, manifestó.
Álvarez-Salamanca se mostró en alerta frente a esta extracción ya que, subrayó, en la comuna de Constitución debiesen existir ideas de reconstrucción más que de impacto ambiental. Más preocupante aún, ya que el mismo parlamentario hace algunas semanas atrás presentó un proyecto de acuerdo para crear la comuna de Putú.

PROYECTO
La mayor concentración de minerales se encuentra sobre la superficie, es decir, en la misma arena que conforman las dunas que se extienden desde el norte del río Maule hasta el Mataquito, la mayor extensión de esta formación en el país. En total, según la Agrupación por la Protección de los Recursos Naturales del Maule Norte (APRO Maule Norte), la empresa ha solicitado al Juzgado de Letras de Constitución explotar aproximadamente dos mil 400 hectáreas, lo que equivale aproximadamente a 18 veces el tamaño de la comuna costera, incluyendo el área urbana de Putú y las localidades anexas.
De acuerdo a estudios encargados por el ingeniero Valentín Marchant a la Universidad de Concepción y por la inscripción de derechos de explotación de mineral, los arenales –protección natural contra el tsunami- contienen 37% de fierro, 13,2% de titanio y 0,5% de vanadio, cuya mayor concentración parte desde el borde costero hasta 15 kilómetros tierra adentro, es decir, en el mismo pueblo de Putú, por lo que en un futuro próximo el poblado tendría que erradicarse.
Por lo tanto, con la explotación del material que sería extraído a través de alta tecnología por electroimanes, las agrupaciones, el municipio y parlamentarios señalan que habría un alto impacto para las dunas, humedales, pajonales y para la variada y autóctona fauna que existe en el lugar, además de las condiciones de los putuganos y de quienes viven en los villorrios cercanos.

CONSECUENCIAS
APRO Maule Norte se conformó en diciembre del año pasado al tomar conocimiento de la gran importancia que tiene para South American Iron & Steel la extracción de minerales desde las dunas, proyecto que vendría gestándose desde el 2004 cuando la empresa inscribió los derechos de explotación en el conservador de bienes raíces.
A raíz de esta situación, advierten que además de perderse ecosistemas únicos en su especie, gran parte de los habitantes del norte del río Maule deberán abandonar sus hogares ya que en aproximadamente 25 años se terminarán de explotar los arenales y se procederá a trabajar en el mismo poblado de Putú, por lo que se perderían raíces y costumbres.
Además, dañaría la salud de los habitantes producto de la remoción de arenas en un ambiente de viento constante, lo que provocaría enfermedades respiratorias. También, se concretaría una pérdida del patrimonio cultural, arqueológico y se eliminaría la barrera natural ante un posible tsunami.
Finalmente, los daños alcanzarían a la agricultura, apicultura y ganadería que son las actividades productivas tradicionales de la zona, y se perderían garantías constitucionales como el derecho de vivir en un medioambiente libre de contaminación si se comprueba el daño por las instancias correspondientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario