jueves, 21 de octubre de 2010

Proyectos hidroeléctricos acaparan matriz regional


Iniciativas como la aprobada en el río Achibueno serán al parecer la tónica en materia de generación eléctrica en los próximos años en la Región del Maule. La geotermia está recién comenzando sus prospecciones y la eólica por ahora está en etapa de estudio

TALCA.- No se vislumbran nuevos proyectos de generación eléctrica en la Región del Maule que hagan suponer un cambio –por lo menos en el corto plazo- de la matriz energética en la zona, ampliamente dominada por los proyectos hidroeléctricos.
Nuestra región es una de las áreas que más aporte de energía hace al Sistema Interconectado Central, estimado durante el año 2009 en un 20,5 por ciento. Este aporte tiene su origen en un 95 por ciento en las centrales hidroeléctricas que aprovechan las cuencas fluviales de la región: tres en la cuenca del río Maule (Colbún, Machicura y Pehuenche), además de dos centrales de paso (Cipreses e Isla).
Esta vocación energética del Maule se ha ido reforzando en el último tiempo con una serie de proyectos, la mayoría de ellos en la categoría de centrales hidroeléctricas de paso, que al ser de pequeña envergadura caben en la categoría de Energías Renovables No Convencionales. A la iniciativa recién aprobada de las centrales de paso en el río Achibueno, se suman tres propuestas más cuyos Estudios de Impacto Ambiental están en proceso de calificación por el Servicio de Evaluación Ambiental (ver recuadro).
Y es justamente la discusión y oposición que se generó en torno al proyecto en el río Achibueno, la que hace surgir la pregunta de hacia dónde debe orientar su mirada en materia energética la Región del Maule, de manera de minimizar los conflictos que pudieran surgir en este ámbito por el choque de los proyectos empresariales con las presiones ambientales.
Sin embargo, otros tipos de energía, considerados como renovables no convencionales, están recién teniendo un incipiente desarrollo en la región.
Según datos de la Seremi de Energía, con asiento en la ciudad de Concepción, hasta ahora sólo hay estudios de vientos que pudieran determinar la potencialidad eólica de la zona como sustento para desarrollar este tipo de energía, lo que se sabría en un plazo no inferior a un año. Una de las empresas que realiza este tipo de estudios es Colbún S.A.
Asimismo, en materia de energía geotérmica, la empresa canadiense Magma Energy, realiza prospecciones desde hace varios meses en la cordillera maulina, siendo los resultados preliminares bastante auspiciosos, lo que permitiría concretar en el mediano plazo una planta de generación de energía geotérmica que aporte a la matriz energética del país.

INESTABILIDAD
Uno de los problemas que ha debido enfrentar el país en los últimos años ha sido la vulnerabilidad en materia energética debido a la inestabilidad en muchos frentes y la dependencia de la condición hidrológica.
Lo preocupante es que nada hace pensar que esa demanda se reduzca en forma significativa, debido al crecimiento del parque vehicular, el desarrollo industrial y el proceso de electrificación en casas y comercio, a lo que se suma los problemas de abastecimiento en el caso de los hidrocarburos, ya sea por disponibilidad o problemas coyunturales, y de vulnerabilidad eléctrica producto de la falta de inversión y de presiones ambientales.
El intendente Rodrigo Galilea, dijo que hay un desafío país en torno a la generación de energía si se quiere tener tasas de crecimiento que promedien el seis por ciento. “Se necesita prácticamente duplicar en 10 años la generación de energía en Chile, y ese es un desafío monumental. Esto hay que hacerlo con las energías más limpias posibles, y entre ellas la hidroeléctrica es la fuente principal”, dijo la autoridad.
El seremi de Energía, Rodrigo Torres, dijo que los proyectos hidroeléctricos son considerados limpios en relación a otros tipos de energía, y explicó que las iniciativas de menos de 20 MW son considerados en la categoría de Energías Renovables No Convencionales. “Nosotros estamos incentivando la producción de energía limpia. Queremos ir creciendo en forma importante en este ámbito y la meta del Gobierno es que al 2020 un 20 por ciento de toda la energía que se produce en el país provenga de las fuentes renovables no convencionales”, explicó Torres.
En este sentido, el seremi visualizó en la región la existencia de iniciativas en el plano hidroeléctrico, ya sea con proyecto de microcentrales o de las llamadas de paso, además de propuestas de otros tipos de energías pero en el mediano y largo plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario