lunes, 25 de octubre de 2010

Unpade busca continuar con apoyo a sus integrantes


El subsidio del Ministerio de Educación sólo permite apoyar a niños y jóvenes con discapacidad mental hasta los 24 años. La organización quiere ir más allá y preocuparse también por los adultos con esa condición, por lo que esperan el respaldo de la comunidad

TALCA.- “Queremos que se abran las puertas de la sociedad para acoger a nuestros jóvenes y adultos con discapacidad”, es el llamado del presidente de la Unión de Padres y Amigos de Personas con Discapacidad Mental de Talca (Unpade), Jorge Gándara, institución que hoy atiende directamente a más de 160 niños, jóvenes y adultos con discapacidad mental, y que por estos días se prepara para realizar su tradicional bingo anual.
La actividad, que se llevará a cabo el próximo sábado 30 de octubre en el colegio La Salle, desde las 17.30 horas, tiene como objetivo hacerse cargo de una realidad poco conocida, pero latente tanto para las familias como para las mismas personas con discapacidad mental, que es cómo enfrentar su etapa de adultez.
Hasta ahora, Unpade Talca recibe la subvención del Ministerio de Educación hasta que los jóvenes cumplen 24 años, no haciendo distingo con los jóvenes que no tienen discapacidad y que luego de esa edad ingresan al mundo laboral.
Sin embargo, la pregunta es ¿qué hacer luego de ello? En las escuelas especiales normales, las personas con discapacidad mental no tienen otra opción que volver a sus casas en una etapa en que para los padres también es complicado, porque muchas veces se trata de adultos mayores que se ven complicados de atender y cuidar a sus hijos que siguen siendo muy vulnerables.
“Nuestros jóvenes y adultos con discapacidad mayores de 24 años no tienen apoyo alguno de la autoridad. Nuestra institución los acoge de igual manera y los integra a talleres de manualidades, cultivos, cocina, entre otros, con la intención de incorporar a los que puedan a una actividad productiva”, dijo Gándara.

REQUIEREN APOYO
Según dijo el presidente de Unpade Talca, el financiamiento de los mayores de 24 años, unas 40 personas en total, proviene del aporte de socios colaboradores, una colecta anual y un bingo que se realiza una vez al año en el colegio La Salle de Talca.
“La idea es que vayan desarrollando habilidades que les permitan insertarse en el mundo del trabajo, pero no siempre ese objetivo se logra porque en general los empresarios van a preferir personas no discapacitadas. Tenemos que hacer un  llamado a la conciencia y solidaridad de los empresarios para que también acojan a personas que son distintas y que tienen altas necesidades y alta vulnerabilidad”, indicó el directivo.
Según el presidente de la institución, las personas con discapacidad mental que se desempeñan como trabajadores, en general, son personas muy dedicadas, empeñosas, honestas y honradas, “que hacen las cosas bastante bien”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario