domingo, 7 de noviembre de 2010

Alcaldesa anunció interés de sacar la cárcel desde el centro de Molina

Seremi de Justicia anunció que la idea del gobierno es sólo instalar unos módulos para recluir a 150 internos que serán trasladados desde Talca

MOLINA.- La alcaldesa, Mirtha Segura, anunció su firme intención de trasladar la cárcel de dicha comuna a un sector alejado de la zona céntrica y residencial, luego que el antiguo edificio penitenciario -situado a sólo dos cuadras de la Plaza de Armas- fue una de las tantas estructuras que sufrió severos daños tras el terremoto. 
Entre los argumentos que la autoridad ha esgrimido para respaldar tal posición se considera que el terreno está ubicado dentro del radio urbano de la comuna, zona donde el futuro plan regulador comunal no autoriza la operación de un centro penitenciario. Además el edificio se encuentra justo al frente del futuro liceo de excelencia que será construido el próximo año, lo que no es visto con buenos ojos por la edil. 

PROPUESTA
Para conseguir una respuesta a su requerimiento, la máxima autoridad comunal viajó a finales del pasado mes de julio a Santiago para reunirse con el Ministro de Justicia, Felipe Bulnes, a fin de plantearle la idea de erradicar la cárcel de la zona urbana, lo cual significa impedir cualquier proyecto de reconstrucción del penal en su actual ubicación.
“Lo que yo le indiqué al Ministro fue que hiciéramos un cambio, es decir, que ellos nos pasaban el actual terreno de la cárcel y nosotros les entregamos otro sitio más alejado del centro. De hecho, hace no más de 15 días vino el Seremi de Justicia a la municipalidad, quien me solicitó la orden de demolición de la actual cárcel. Yo fui bien clara y le dije que no le iba a entregar tal autorización hasta que no me dieran al menos una respuesta sobre lo planteado al ministro”, subrayó. 

MÓDULOS
Al respecto, el Secretario Regional Ministerial de Justicia, Javier Ramírez, indicó que en la reunión que sostuvo con la alcaldesa le planteó la urgente necesidad que tiene el sistema carcelario regional de habilitar tres módulos en la cárcel de Molina, en las zonas que resultaron intactas tras el terremoto, con el fin de trasladar a un número aproximado de 150 internos de menor peligrosidad que están hacinados en Talca.
Subrayó que dicho traslado se mantendrá vigente mientras se construye la cárcel concesionada regional en Panguilemo, recinto que albergará a cerca de tres mil internos. “Para hacer eso necesitamos llevar a cabo un proyecto que significa demoler algunos muros y construir un perímetro de seguridad. Y lamentablemente, lo digo por la situación de emergencia que vivimos en cuanto al hacinamiento, la alcaldesa no nos ha autorizado a llevar a cabo esos trabajos”, dijo. 
La autoridad indicó que el resto de la estructura, es decir, lo que era la parte antigua del penal que da hacia la Avenida Luis Cruz Martínez, quedaría a disposición del municipio, para los fines que se estime pertinente. 

TRASLADO
Respecto a la idea planteada por la alcaldesa de sacar la cárcel de aquel recinto, el Seremi se manifestó interesado en el proyecto, pero en razón de los nuevos estándares de construcción, explicó que para levantar un edificio de tales características se requiere de un mínimo de cuatro hectáreas, y el terreno que ofrece el municipio sólo es de 1,3 hectáreas. 
“Si surge un terreno con esas dimensiones cerca de la carretera, incluso se podría priorizar en esa zona por sobre Curicó. Pero eso es un tema que nos va a tomar mínimo un par de años. Hay varios trámites administrativos, por lo cual, necesitamos avanzar en lo que nos aqueja ahora, es decir, aliviar el sistema con la habilitación de los tres módulos”, subrayó. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario