viernes, 5 de noviembre de 2010

Bonos de cooperación financiarán comienzos de trabajos en Catedral

Diócesis conformó la Comisión de Reconstrucción del templo, integrada por empresarios, que deberá liderar la recolección de dineros

TALCA.- En tres semanas se conocerá a la empresa que estará a cargo de la reconstrucción de la Catedral de Talca, y el obispado ya conformó una Comisión de Reconstrucción específica con la finalidad de reunir recursos para financiar los cuantiosos trabajos que podrían demorar un año. La próxima semana comenzarán las primeras acciones referidas a la emisión de bonos de cooperación, para que todos los feligreses puedan hacerse parte de la reparación post terremoto.
El grupo está presidido por monseñor Horacio Valenzuela e integrado por connotados empresarios locales como José Fernández, Pilar Hojas y Silvio Rodríguez, entre otros, quienes tendrán la tarea de liderar la pronta reapertura del principal templo católico del Maule Norte. Los bonos serán distribuidos entre la comunidad para que aporten de acuerdo a sus posibilidades.
El presidente de la Comisión Diocesana de Reconstrucción, padre Felipe Egaña, indicó que el 28 de noviembre se conocerá el nombre de la empresa que se adjudicó la licitación. Quienes presentaron sus propuestas fueron Guayacán, Cantera, Termoexport y Constructora Santa Sara, por lo que durante estos días se evalúa técnicamente a cada una de ellas. “Se les está pidiendo que cumplan con los requisitos técnicos y hagan una oferta económica. Lo que tenemos que compatibilizar es que la oferta más barata cumpla con todos los requisitos técnicos que hemos pedido y exigido”, precisó.

DAÑOS
El director del área operaciones de la comisión, Juan Carlos Olave, informó que la Iglesia Catedral presenta daños en el hormigón armado, corrosión en armaduras y nervaduras de arcos superiores con fierro a la vista, entre otros. Deterioros en albañería, grietas diagonales, trizaduras en los muros laterales, vaciamiento en las paredes, bajo y sobre la línea de las ventanas superiores. Además, perjuicios en los elementos ornamentales, separación y desprendimiento de cielos, estucos, yesería, pintura e imaginería.
También, en el exterior presenta desprendimiento y colapso de tejas, daños en el confinamiento de ventanas y desprendimiento de cornisas. El ingeniero civil aseguró que esperan que la empresa licitada pueda realizar un trabajo de excelencia en el menor plazo posible, donde la prioridad es que el templo esté terminado en un plazo no mayor a 10 meses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario