miércoles, 10 de noviembre de 2010

Carabineros entregó 452 armas al ejército para su destrucción

Policía reiteró que aún está vigente la ley que permite total anonimato para quienes optan por deshacerse de armamento no autorizado. Sólo en Talca existen 10 mil personas con permiso para tenencia exclusivamente en sus hogares

TALCA.- Un total de 452 armas han sido entregadas durante el presente año a los arsenales de guerra del ejército para su destrucción, a nivel regional, por parte de la autoridad fiscalizadora de Carabineros, provenientes ya sea de procedimientos policiales o bien por entrega voluntaria de la ciudadanía.
Así lo anunció el jefe de la Tercera Comisaría de Carabineros de Talca, Benjamín Piva, quien en esta materia actúa como coordinador regional de otras cinco comisarías distribuidas en todo Maule, destacando los positivos resultados de la ley aún vigente que otorga facilidades a quien quiere deshacerse de armamento no autorizado.
Las armas fueron trasladadas bajo total reserva -por razones de seguridad- entre los días jueves y viernes de la semana pasada. A bordo de dos vehículos, los carabineros de Talca se dirigieron al cuartel del Regimiento Logístico del Ejército Nº 2 “Arsenales de Guerra”, ubicado en la comuna de Colina, en la Región Metropolitana.

REVÓLVERES Y ESCOPETAS
El mayor Piva explicó que del total de armas entregadas al ejército, en su gran mayoría corresponden a decomisos de procedimientos policiales, ya sea por delitos de robos o narcotráfico. Agregó que, aún cuando es una cifra menor, la entrega voluntaria constituye una fuente importante de recuperación de armamento ilegal.
Agregó que, al desglosar las cifras, la mayor cantidad de material recuperado corresponde a las provincias de Curicó y Linares. Preciso, a su vez, que cerca de un 80 por ciento de las armas corresponden a escopetas o revólveres, ya sea para caza o defensa personal, y que el margen restante es armamento de fabricación artesanal.
“Es importante subrayar que más de la mitad del material se obtuvo en acciones policiales, lo cual permite aumentar la sensación de seguridad en la población, ya que se trata de armas que se encontraban en manos de personas que no tenían autorización y que, además, las utilizaban para cometer delitos, como asaltos o tráfico de drogas. A ello se suma otra cantidad importante de armas que proviene de fiscalización a cazadores no autorizados”, indicó.

LEY VIGENTE
El jefe de la Tercera Comisaría hizo hincapié en recordar que está totalmente vigente la ley que facilita la entrega voluntaria de armas, no sólo otorgando el anonimato a quienes se acojan a esta norma, sino también permitiendo que otras instituciones -como la iglesia e incluso particulares- puedan actuar como retenedores temporales para su posterior derivación a la autoridad policial.
“Invitamos a toda la gente que tenga algún armamento, de cualquier naturaleza, que lo recibió probablemente por herencia o que lo compró sin tener su situación al día, para que concurra a cualquier unidad a fin de regularizar la situación o bien hacer entrega voluntaria, para que no tenga problemas con la posesión irregular, ya que ello constituye un delito sancionado por la ley”, indicó.
El mayor Piva subrayó que, tras el terremoto, muchas personas que tenían permiso de tenencia cambiaron de domicilio, sin informar de ello a la autoridad fiscalizadora, lo cual constituye una falta. “La experiencia nos dice que, al final, el arma de fuego la utiliza el delincuente, en vez del dueño de casa. También es importante hacer notar el riesgo que significa para niños y personas inexpertas”, indicó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario