jueves, 25 de noviembre de 2010

Con demolición de Cruz Roja terminó la tarea del CMT

Inmueble de 2 Sur con 1 Oriente fue la última vivienda que botó el Cuerpo Militar del Trabajo en Talca. Alcaldes destacaron la urgencia de mantener los programas de empleo y continuidad en el derrumbe programado de casas  en mal estado

TALCA.- La demolición de la imponente construcción que albergó a la Cruz Roja en la capital regional, ubicada en calle 2 Sur con 1 Oriente, grafica el simbólico cierre del programa de demoliciones del Cuerpo Militar del Trabajo, equipo a cargo del derrumbe de viviendas que resultaron inutilizables tras la catástrofe del 27 de febrero. Tras el cierre de las faenas, son los municipios los encargados de continuar estas labores aun cuando los alcaldes de la región señalaron que no cuentan con recursos para contratar personal y maquinaria que pueda extender las obras, aun cuando la urgencia por demoler las estructuras se hace evidente ante los riesgos de habitabilidad.
El presidente regional de la Asociación de Municipalidades, Iván Riveros, manifestó su disconformidad con la fecha de cierre, declarando que “desde el momento en que uno observa la situación y nota un proceso interrumpido es que nadie queda conforme con esta detención de labores. Me hubiera encantado que el CMT se hubiera extendido hasta diciembre, permitiendo una recuperación laboral para gente que necesita terminar el año con un ingreso laboral, con una continua preocupación por lo que resta por demoler, favoreciendo una planificación más idónea para el presupuesto del 2011, sin temas pendientes”

FONDOS PARA MUNICIPIOS
Riveros destaca que es una alternativa viable el derivar la responsabilidad a los municipios, pero lo importante es no detener las demoliciones, siendo esto un riesgo para habitantes que se atrevan a habitar construcciones en riesgo o retrasar aún más la reconstrucción en las comunas maulinas. A su juicio, “existe una planificación que se corta y eso no será entendido por la gente que está esperando, muchos sacaron sus papeles para demolición, incluso es requisito para edificar respecto a los subsidios, entonces debemos procurar no entregar una mala señal a la población, que no se crea que esto llegó hasta aquí”.
El edil de Maule señaló su intención por hacer llegar esta inquietud al gobierno, por lo que informó que “vamos a solicitar al gobierno la inyección de fondos para desarmar las viviendas que aún no han sido demolidas, ya que es insensato exigirle a las mismas familias afectadas que gasten cerca de 300 mil pesos en demoler sus viviendas y hacerse cargo de los escombros. El porcentaje pendiente debe ser asumido con fondos municipales destinados a maquinaria y labores de desarme o aseo, vemos que el CMT está dividido en dos equipos, los que deberán ser absorbidos por los municipios, una sobrecarga que dificulta la responsabilidad municipal por solventar la reconstrucción”.

ALCALDES PIDEN ASISTENCIA
El alcalde Juan Castro destacó el avance logrado con la ayuda del CMT, señalando que “sabemos que esto era un plan con duración específica, he asumido que tendremos que luchar por cada recurso que nos permita continuar con el servicio de demoliciones a la gente, si no se han cumplido todas las metas, el municipio es responsable de garantizar seguridad para los vecinos, y para eso necesitamos recursos”. Al respecto, el municipio talquino trabaja por encontrar una solución para demoler las 480 viviendas que aún quedan por botar en la comuna, situación que obliga al edil a buscar apoyo del gobierno en la ejecución de programas de reemplazo: “Conversé con el intendente para solicitar recursos adicionales, lo que nos preocupa es la situación de las escombreras. El municipio tiene un lugar habilitado para depositar escombros, pero se necesita ordenar e ir desplazando el material para evitar una acumulación innecesaria, ante ello se requiere un trabajo continuo de maquinaria que no tenemos”.
El alcalde de Constitución, Hugo Tillería, indicó que el gobierno debe asistir a los municipios con iniciativas similares, destacando la función del CMT al señalar que “la empleabilidad de gente que no tenía trabajo fue un acierto que permitió paliar la cesantía y la desesperación en familias afectadas por el terremoto. Ante ello, retirar ahora los equipos de demolición retrasa aún más los procesos de reconstrucción en las comunas del Maule, por lo que se hace necesario apoyar a los municipios que quedan con la responsabilidad respecto al derrumbe de las viviendas afectadas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario