miércoles, 3 de noviembre de 2010

Con tristeza se despide del Maule el Cuerpo Militar del Trabajo

Mañana finalizan los contratos, situación que afecta directamente a los trabajadores por la falta de puestos laborales

TALCA.- A pesar de la intervención de parlamentarios tanto oficialistas como de oposición y también de los mismos operarios, mañana se pone término en el Maule a las diversas labores que asumió el Cuerpo Militar del Trabajo (CMT) tras el terremoto, y que dio empleo a más de mil 700 personas donde la mayoría son mujeres.
Así lo confirmó ayer en la capital regional el jefe nacional del organismo, general de brigada Alessandro Cartoni, quien visitó la ciudad y se reunió con los funcionarios en el Gimnasio Regional, con la finalidad de dar oficialmente término a las tareas que se extendieron por más de siete meses. Durante la jornada visitó Curepto y otras comunas con el mismo fin.
“No está previsto prolongar este programa. Lo que la gente necesita son ofertas laborales que sean de otras características, que tengan mayor permanencia y estabilidad en el tiempo, que la gente pueda ascender dentro de su empleo y que logren una expectativa más adecuada que la que ofrecen estos programas, que son muy acotados y que, habitualmente, se generan por una desgracia como la que tuvimos o por una depresión”, manifestó.
En la oportunidad premió a trabajadores destacados dentro de sus cuadrillas y agradeció a cada uno de los jornaleros, administrativos y militares que participaron de esta experiencia. “El estar culminando este programa en una ciudad tan emblemática como Talca, que fue tremendamente azotada por el terremoto de febrero, permitió junto al apoyo de la municipalidad hacer un trabajo destacado… Eso da una esperanza muy sólida respecto a las etapas posteriores que significará construir edificios, viviendas definitivas y recuperar obras como puentes, caminos y otros, que permitirán que Talca quede nuevamente igual o mejor que antes del terremoto, y se integre al impulso nacional para que Chile definitivamente sea un país moderno”, agregó.

BALANCE
El jefe regional del CMT, coronel Francisco Ortiz, realizó un balance de la actividad desarrollada en estos meses. Informó que en Talca se armaron 174 viviendas de emergencia, concretaron 297 impermeabilizaciones y demolieron 623 casas. Además, se retiraron 60 mil metros cúbicos de escombros y se realizó mantención de plazas, avenidas, áreas verdes, canales y colectores de aguas lluvia, junto al mantenimiento de lugares designados para celebrar el Bicentenario.
Sin embargo, no toda la actividad se paraliza acá. El encargado de demoliciones, mayor José Antonio Muñoz, recalcó que el derribo de propiedades continuará hasta la primera quincena de diciembre. Si bien este programa prestaba los jornales para el desarrollo de las tareas, el equipo está en negociaciones con los municipios para poder contratar estos apoyos.
“Las faenas no se detienen. Hay un plazo de acá a fin de año para que todo esté liquidado y no podemos paralizarnos bajo ningún punto de vista. En Talca llevamos hasta hoy (ayer) 630 casas y, con la cantidad de recursos que quedan, proyectamos llegar a unas 750. En el contexto regional debemos tener aproximadamente unas mil 300 propiedades demolidas”, precisó.
El militar informó que durante las próximas jornadas se terminarán los trabajos en San Javier, Molina y Curepto, no por que haya cesado la necesidad de derribo, sino porque los recursos proyectados para ellas se acabaron. No obstante, el mayor Muñoz adelantó que ahora deben intervenir en las comunas afectadas el subsidio de vivienda con la asignación por demolición y retiro de escombros, y además, buscar los mecanismos para que los municipios apoyen a las familias de los sectores rurales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario