domingo, 28 de noviembre de 2010

Controversia por dichos de alcalde Castro acerca de la reconstrucción

La libertad para construir de acuerdo al criterio de cada empresario y la carencia de una imagen identificadora como ciudad, son parte de los problemas atados a la nueva Talca que se levanta después del terremoto.


TALCA.- Las declaraciones hechas por el alcalde de Talca, Juan Castro a este medio de comunicación no dejaron indiferentes a las voces opinantes del Maule, esto luego que tras ser consultado por la reconstrucción del comercio talquino y la dispar situación entre edificaciones, el edil sostuvo que “el municipio no tiene ninguna ingerencia para exigir una construcción determinada y los empresarios son libres de construir lo que les parezca”. 
Pensamiento que al menos no comparte el arquitecto de la Universidad de Talca, Andrés Maragaño, quien fue claro en manifestar que la ciudad no es un mundo de salvajes, donde hay normas de convivencias para respetar. “Creo que nos encontramos frente a una normativa muy débil, con un plan regulador no aprobado, pero no es una cosa del alcalde sino que en todo el país la normativa ha sido más permisiva y cada vez se vuelve más complejo trabajar en el espacio público”, dijo.
A la vez, Maragaño indicó que “trabajar una buena arquitectura en el espacio público no es difícil y hay que saber de ciudad y proponer ordenanzas al respecto, pero simplemente la gente no quiere porque hay una apatía tremenda con el tema”.

SIN ESPACIOS PÚBLICOS
Para este profesional en la zona comercial de Talca hay un conjunto de situaciones que preocupan y que no pasan por las edificaciones sino porque se está volviendo en una zona compleja de transitar y en un espacio público de mala calidad.  “Es un lugar inhóspito y eso es un problema que no solo es del empresariado sino también de la autoridad y ahí la estrategia es llegar a un acuerdo mancomunado por tener una ciudad cómoda, ahora es una ciudad insufrible y cuya solución no pasa por hacer lo que cada uno quiera, sino por tener un centro competitivo”, dijo Maragaño.

EMPRESARIADO
El presidente de la Cámara de Comercio, Turismo y Servicios de Talca (CCT), Fernando Jiménez, lamentó que la ciudad haya perdido la oportunidad de un sello arquitectónico propio tras el terremoto. “La autoridad si bien no tiene facultades y hay libertad para hacer las cosas, podría haber aprovechado la oportunidad para mejorar lo que teníamos. No me parece que en construir libremente salga cualquier cosa, tenemos que buscar una homogeneidad para que el aspecto sea al menos el mismo”, manifestó. 
Idea que comparte el presidente de la Asociación de Industriales del Centro (Asicent), Francisco Mac-Clure. “Hay muchas ciudades en las que la autoridad exige cierto tipo de construcción para mantener la identidad del lugar. Acá si se hubiese querido, con acuerdo se podría haber dado un sello a Talca. Esta era la oportunidad de haberlo hecho. Esa libertad de construir hubiese sido más interesante previo acuerdo de las líneas de construcción”, dijo. 
De paso Jiménez aprovechó para destacar es espíritu emprendedor de los comerciantes de Talca. “Felicito a los empresarios que hicieron de sus nuevos locales una linda apuesta arquitectónica y la crítica va para aquellos que pensaron solo en el tema comercial”, concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario