lunes, 15 de noviembre de 2010

Corredores destacan que mercado inmobiliario logra estabilización

Especialistas destacan que tras la catástrofe existió una confusión en la oferta de propiedades ante la demanda de vecinos afectados, lo que lentamente origina un nuevo escenario con características que se mantendrán durante algunos años.

TALCA.- El saldo habitacional tras el cataclismo del 27 de febrero modificó completamente el escenario inmobiliario en la región del Maule, esto tras la reconsideración que obtienen propiedades que han subido sus valores hasta duplicar el costo de arriendo, lo que origina inconvenientes para nuevos consumidores que deben enfrentar estas consecuencias del 27 de febrero. Tras la primera fase de emergencia, analistas indican que hoy se establece un “nuevo modelo” con otros índices, situación que afecta sobretodo a viviendas de un piso y departamentos a baja altura.
Jorge Imas Urrea, corredor de propiedades, señala que “tras el terremoto mucha gente subió enormemente el valor del arriendo de sus propiedades, aprovechándose de la necesidad de muchas personas por encontrar un hogar. Una vivienda fácilmente subió su arriendo en 200 o 300 por ciento, incluso más cuando se trata de arriendo para empresas o edificios públicos, lo que ha amainado sin que exista hoy certeza respecto a qué pasará. Creo que finalmente las viviendas mantendrán un valor agregado durante un tiempo prolongado”.

A RIO REVUELTO…
Según los especialistas, el primer efecto tras el terremoto origina una reacción exagerada de los propietarios, quienes elevan los precios de sus arriendos ante la arremetida de nuevos arrendatarios. En esta línea también se incluyen los terrenos tras la demolición de construcciones en el casco céntrico de la ciudad. Se trata de grandes territorios aptos para la edificación de complejos habitacionales que incluyen varias viviendas bajo un sistema cerrado que contempla seguridad, centralidad y modernidad en casas que superan los 2 mil UF.
El director de Obras Municipales, Alejandro Sepúlveda, destaca que “lentamente se han emplazado nuevas construcciones que incluyen varias casas en sitios donde antes existía una gran construcción de adobe. En otros casos podremos ver edificios de baja altura, lo que permite un atractivo para consumidores que evitan los grandes edificios”.
Para José Cruz Weston, el momento actual es parte de los cambios permanentes que traerá este momento histórico. A su juicio, “luego de la emergencia, ya la situación se vuelve más estable, los precios han disminuido sin que esto signifique que vuelvan a su valor anterior al sismo. Hoy las viviendas experimentan alzas cercanas al cien por ciento, lo que debe considerarse como normal al notar la falta de propiedades para arriendo en el sector céntrico”. El corredor de propiedades destaca que “hoy los consumidores han disminuido su atención, están más cautos a investigar y cotizar, a la espera de qué pasará con los beneficios como subsidios o esperando que los precios del arriendo sigan bajando”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario