jueves, 11 de noviembre de 2010

Corte dio por cerrado el Caso Rangers y devolvió expediente al Tercer Juzgado

Defensa de Piduco SADP afirmó que la ausencia por una semana del juez Álvaro Saavedra, impedirá girar el depósito bancario de 550 millones, pero que no debiera ocurrir lo mismo con la escritura de compraventa del club

Tras cumplirse siete días hábiles desde que la primera sala de la Corte de Apelaciones de Talca respaldó la adjudicación del club de deportes Rangers a la sociedad Piduco SADP, sin que se presentaran acciones legales que buscaran revocar dicha resolución, la secretaría civil dispuso la devolución del expediente -con el proceso de quiebra- al Tercer Juzgado de Letras de esta ciudad.
Así, los seis tomos fueron materialmente “subidos” al tercer piso del edificio del ex hotel Plaza, donde se concentran la Corte y los cuatro tribunales civiles de Talca. Todo ello a fin de que, en el Tercer Juzgado, se proceda a cumplir con los tres mandatos dispuestos en el fallo de la primera sala: adjudicar el club a Piduco SADP; girar un cheque por la consignación judicial de 550 millones, realizado en dos pagos de 70 millones -como garantía- y 480 millones; y firmar la escritura de compraventa del club, previa formalización notarial.
Pero, en la práctica, surgió un insalvable imprevisto para dar cumplimiento a uno o más de las órdenes de la Corte, por cuanto el juez titular de dicho tribunal, Álvaro Saavedra, se encontrará ausente de sus funciones durante toda la semana, ya que asiste a un curso de perfeccionamiento en la Academia Judicial, en Santiago, lo cual fue programado con anterioridad y también autorizado por sus superiores jerárquicos.

ESCRITURA DE COMPRAVENTA
El abogado talquino que representa a Piduco SADP, Guillermo Monsalve, confirmó ayer que la falta del juez titular constituye un problema, pero advirtió que ello no afectará los pasos más decisivos que se deben cumplir en el proceso de quiebra. “Un tribunal sigue funcionando, tenga o no juez titular, porque para eso existen las subrogancias, tal como lo ha determinado la ley, así que esperamos que se cumpla lo ordenado por la Corte”, afirmó.
Según explicó, el juez titular del Cuarto Juzgado de Letras, Matías de la Noi, quien actúa como subrogante para el Tercer Juzgado, está totalmente facultado para decretar el “cúmplase” del fallo de la Corte, declarando la adjudicación del club. A ello se suma, agregó, que dicho magistrado también puede firmar la escritura de compraventa, documento que se encuentra bajo custodia del notario Carlos Hormazábal, y que cuenta con las rúbricas estampadas por los abogados argentinos que representan a la sociedad Piduco SADP, Sebastián y Ricardo Pini.
En todo caso, reconoció que no ocurre lo mismo respecto del giro de las dos consignaciones judiciales por la oferta de 550 millones realizadas por los hermanos Pini y con la cual ganaron el remate. Dicha situación fue confirmada por fuentes calificadas, las cuales agregaron que el asunto radica en que la única firma válida ante el BancoEstado para girar un cheque por dicho monto, desde la cuenta corriente del Tercer Juzgado de Letras de Talca, corresponde exclusivamente al juez Saavedra y no a su subrogante.

PLAZO VIGENTE
Un aspecto no menor, que se agrega como un problema de probable mayor envergadura en el devenir del proceso de quiebra, se refiere a que si bien la Corte dio por vencido un plazo legal de cinco días hábiles en los cuales se podía presentar un “recurso de queja” ante la Corte Suprema para pedir la invalidación de fallo de la primera sala, no ocurrió lo mismo con otro plazo de 15 días hábiles que aún está vigente y que corre para una acción legal distinta que se llama recurso de “casación”.
En términos simples, se trata de un procedimiento que busca también que la Corte Suprema anule una resolución de una Corte de Apelaciones, pero sustentado en argumentos jurídicos de fondo. En este aspecto, al no esperar dicho plazo y devolver el expediente al tribunal de origen, la Corte de Talca podría haber estimado implícitamente que no corresponde un recurso de “casación”, por cuanto la decisión de la primera sala no constituiría un fallo que pondría fin a un juicio.
Una opinión distinta reiteró ayer el abogado José Adasme, quien representa a un grupo de acreedores del club y que, al momento de los alegatos ante la primera sala, se presentó para respaldar la decisión del juez Saavedra que dejó sin efecto la adjudicación del club a la sociedad Piduco SADP. Si bien confirmó que no presentó “recurso de queja”, dejó abierta la posibilidad de entablar un recurso de “casación” antes que termine el plazo de 15 días. “Lo estamos estudiando”, afirmó. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario