martes, 2 de noviembre de 2010

Deudos sorprendidos con daños en el Cementerio Municipal


Muchos no sabían de la pérdida de mausoleos a causa del terremoto. Cifras de visita son mayores al año pasado a causa del fin de semana largo, reportando un aumento de fieles en campos privados.

TALCA.-  El calor y la sorpresa fueron ingredientes inesperados para el fin de semana largo producto del festivo de Todos los Santos. Más de 30 mil personas llegaron hasta el Cementerio General de Talca, espacio donde aún era posible observar los daños producidos por el terremoto de febrero que afectaron gravemente las dependencias del camposanto, por lo que la visita a familiares difuntos estuvo matizada además por un recorrido destinado a conocer estructuras tradicionales y el deterioro provocado por el sismo en el tradicional recinto sacramental de la capital del Maule.
Leila Corvalán vive actualmente en Arauco, pero viajó hasta la séptima región para compartir con su familia y visitar a sus padres cuyos restos descansan en el Cementerio General, lugar hasta donde llegó el último día del fin de semana largo. Su ubicación en el primer patio le permitió conocer desde otro ángulo la tragedia que afectó esta zona: “En el Biobío aún existen problemas graves en el borde costero, pero aquí en Talca es algo mayor. Imagine que vengo a ver a mis padres y me encuentro con esto, hay una pérdida muy importante de mausoleos y estatuas históricas, centenarias, por lo que me afecta encontrarme con todo esto destruido. De suerte el nicho de mis padres no tuvo problemas, porque de sólo girar la vista uno encuentra daños”. Tras el impacto, las reflexiones derivan hacia un cuidado sobre edificaciones de este tipo, argumentando que “más allá de la modernización que vemos de los camposanto, es necesario considerar estas esculturas dentro del patrimonio, aquí hay obras de importancia que hablan de un pasado histórico que no puede olvidarse, que debe ser incluido dentro de su recuperación”.
Para los visitantes al camposanto, los daños del terremoto no les fueron ajenos, sumando un factor sorpresivo a la visita de sus seres queridos. Javier Moraga, quien asiste al Cementerio junto a sus hijos, recalca que “a veces uno deja pasar estos momentos, no considera la importancia de estos mausoleos, pero quizá si supiéramos la historia real entenderíamos que hay artistas detrás de esto, que es una obra que permanece desde hace muchos años y debe ser valorada”.

NUMEROS AZULES
Para Luis Neira, jefe de captaciones del Cementerio General, el festivo religioso permitió un contacto mayor con la población cuyos mausoleos fueron afectados por el sismo, ya que “muchas personas se desligaron del tema, hay clientes que vienen una vez al año y es difícil ubicarlos, entonces este fin de semana fue una oportunidad para mantener comunicación con los dueños de nichos afectados”. Respecto al trabajo de reposición sobre dependencias afectadas, Neira destaca que “en algunos casos los féretros están identificados en bodega, tenemos un plazo de respuesta de parte de sus familiares a la espera de su autorización para nuevas tareas. En casos donde era imposible reconocer los restos, se dispuso de un memorial especial para los deudos que está ubicado en el tercer patio, lugar hasta donde podrán acudir los familiares de quienes no fue posible reubicar o reconocer tras el derrumbe de su mausoleo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario