jueves, 11 de noviembre de 2010

Fallo unánime absolvió a fonoaudiólogo imputado por abusos sexuales y violación

Familiares de las víctimas criticaron a los jueces y a la fiscalía, por no llamar a declarar a los niños, mientras la defensa afirmó que la sentencia marca un precedente en materia de peritajes psicológicos

TALCA.- “Yo soy la abuela del niño violado. La justicia chilena no vale, porque mi niño no declaró, no lo dejaron, lo liberaron, porque no había tiempo. No entiendo a la justicia. Creo que tiene que haber un poco más de credibilidad para las víctimas. Mi niño se acuerda de todo lo que pasó, pero no pudo hablar, porque tenían que terminar el juicio rápido”.
Con estas airadas palabras reaccionó la abuela de uno de los cinco niños cuyos padres denunciaron un total de seis delitos -cinco de abusos sexuales y un sexto de violación, todos en carácter de reiterados- sindicando como responsable a un fonoaudiólogo que trabajaba en una escuela de lenguaje donde las víctimas -con edades entre cuatro y tres años- cursaban estudios prebásicos.
El caso criminal, que se remonta al año 2005 y fue llevado a juicio por la fiscal, Claudia Díaz, tras seis días de audiencias en la segunda sala del Tribunal Oral de Talca, concluyó ayer con veredicto absolutorio a favor del imputado, quien permanece a la fecha en libertad, aunque estuvo por dos períodos en prisión preventiva durante noviembre del 2006 y julio a agosto del 2007.

“NO RESULTA LÓGICO”
El fallo unánime señala expresamente que las pruebas de la fiscalía -con un total de 32 testigos, seis peritos y 21 documentos- no lograron acreditar los hechos contenidos en la acusación, donde se exigía condenar a 18 años de cárcel al imputado, mientras la parte querellante solicitó 20 años de cárcel y una indemnización por daño moral de 20 millones de pesos.
“Sin perjuicio del análisis más fino que se efectúe en la sentencia, no resulta lógico ni conforme a la experiencia en el usual despliegue y contexto de este tipo de ilícitos, que los hechos hubieran sucedido en un ambiente tan acotado y expuesto visual y acústicamente como una escuela de lenguaje, sumado al frecuente  tránsito en las afueras de la sala de fonoaudiología”, indica el veredicto.
La resolución destaca que los peritajes psicológicos y médico legistas adolecieron de “falta de solidez científica”, además de su “no apego a metodología adecuada y actualizada” y un “sesgo confirmatorio a partir de síntomas inespecíficos, de nulos o escasos relatos, de la falta de espontaneidad en la develación, de lo sugestivo del surgimiento de los datos; cuestiones que restan fiabilidad incriminatoria a las pruebas y tornan insuficientes y no contrastables los testimonios y evidencias”.

REVICTIMIZACIÓN
El veredicto confirma que sólo se pudo contar con los testimonios de oídas de familiares de los niños, añadiendo que hubo contradicciones entre dichas versiones y que, además, el relato de uno de los menores -detallado por una psicóloga- no aparece como “espontáneo, sino más bien, el resultado de un cuestionario inducido”.
Al respecto, la fiscal señaló que “no opinamos respecto a las resoluciones judiciales, pero hemos obtenido un resultado adverso, a pesar de una investigación bastante larga y compleja, que permitió una acusación con base a pruebas que se presentaron en el juicio. Ahora tenemos que esperar la sentencia para recién ahí evaluar las acciones legales, es decir, un recurso de nulidad”.
“Se  presentaron todas las pruebas que se podía sin incurrir en revictimizar y siempre protegiendo los derechos del niño, lo cual siempre evaluamos y donde los padres tienen mucho que decir. Entendiendo que son menores de edad, la decisión de que no declaren vela por su integridad psíquica. En este caso, fueron los familiares y peritos que conversaron con los menores quienes expusieron ante el tribunal”, afirmó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario