viernes, 26 de noviembre de 2010

Fiscalía exigió condenas ejemplares a imputados por robo de mediaguas

La acusación exige para Juan Alberto Henríquez Manzano, ex funcionario del gobierno regional, una pena de 10 años de cárcel y una multa superior a tres millones de pesos

TALCA.- En juicio oral se resolverá el polémico caso criminal de robo de mediaguas que quedó al descubierto en junio pasado, luego que la fiscalía presentara acusación exigiendo condenas ejemplares contra los tres imputados, uno de los cuales incluso arriesga 10 años de cárcel y una millonaria multa a beneficio estatal.
La acción legal fue entablada ante el Juzgado de Garantía de Talca por el fiscal jefe de esta ciudad, Oscar Salgado. Los hechos, según indica la acusación, se remontan a la primera quincena de mayo pasado, cuando Juan Alberto Henríquez, Manzano, funcionario del gobierno regional y a quien la fiscalía sindica con el apodo de “El Veneno”, trabajaba como chofer del camión de la intendencia que distribuía mediaguas de emergencia para afectados por el terremoto.
La fiscalía agrega que, valiéndose de la confianza del coordinador del comité de emergencia de la intendencia regional, Juan Prieto Correa, el imputado procedió a “malversar” -en la forma de sustracción- una mediagua de emergencia a solicitud del funcionario de la municipalidad de Talca, Carlos Antonio Muñoz Olave, material que era de propiedad de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) y avaluado en 550 mil pesos.

150 MIL PESOS
La acusación de la fiscalía agrega que, dicha mediagua, fue trasladada por Juan Henríquez y Carlos Muñoz en un domicilio de la Villa Don Arturo, que el segundo de los imputados tenía arrendado. Tras ello, en la última quincena de mayo, el funcionario de Gendarmería, Marco Antonio Placencia Pardo, requirió una mediagua de emergencia a Carlos Muñoz, quien le transfirió dicha solicitud a Juan Henríquez.
La fiscalía sostiene que, tras conversaciones entre ambos imputados, Carlos Muñoz llamó por teléfono a Marco Placencia -quien quería la mediagua para su hermana- y le solicitó la suma de 150 mil pesos para “agilizar los trámites en la intendencia”. A continuación, Juan Henríquez volvió a “malversar” –bajo la figura de la sustracción- una segunda mediagua desde el centro de acopio de la Onemi en el recinto Fital, y a fines de mayo se la entregó a Marco Placencia en la casa de dicho imputado, en la Villa Don Arturo.
En dicha oportunidad, el imputado Carlos Muñoz ingresó a la casa de Marco Placencia y recibió los 150 mil pesos en billetes de 10 mil cada uno, haciendo presente que Juan Henríquez llenó un “recibo de entrega de ayuda de emergencia” con los datos de una hermana de Marco Placencia.

DELITOS Y PENAS
La fiscalía subraya que, con posterioridad, los imputados Carlos Muñoz y Juan Henríquez solicitaron a una tercera persona -que tiene calidad de testigo- que firmara un formulario de recepción de una mediagua como victima del terremoto, aunque el supuesto beneficiario nunca solicitó y tampoco recibió dicho material, por cuanto el documento tenía por objetivo justificar una de las ventas clandestinas.
La acusación destaca que, en el caso Carlos Muñoz, los delitos corresponden a dos hurtos; para Marco Placencia, receptación de especies robadas; y para Juan Henríquez, se trata de malversación de fondos públicos -en la forma de sustracción de dos mediaguas- y falsificación de instrumento privado, al suscribir en un documento a personas que reciben un beneficio estatal, faltando a la verdad.
Así respecto a Carlos Muñoz, la sanción solicitada por la fiscalía es de cinco años de presidio y multa de medio millón de pesos; para Marco Placencia, se piden tres años de presidio y multa de tres millones de pesos; mientras que Juan Henríquez -quien se encuentra actualmente en libertad, pero bajo medidas cautelares- arriesga la pena más alta de 10 años de cárcel y una multa de poco más de 300 mil pesos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario