lunes, 8 de noviembre de 2010

Gobierno focalizará plan de seguridad ciudadana en los terminales de buses

Reducir la victimización y la percepción de inseguridad es el objetivo del programa gubernamental. En las cuatro capitales provinciales se está iniciando un trabajo en los barrios aledaños a los terminales de buses, dadas sus características de alta vulnerabilidad

TALCA.- Gran cantidad de patentes de alcoholes, alto número de locales comerciales, vendedores ambulantes, importante población flotante, presencia de establecimientos educacionales y de salud, en algunos casos, son las principales características de los barrios aledaños a los terminales de buses en las ciudades de Talca, Curicó, Linares y Cauquenes.
Y es también la información que ha logrado sistematizar la Oficina Regional de Seguridad Pública del Maule, donde se justifica la elección de estas áreas para un programa gubernamental de seguridad ciudadana como el “Barrio en Paz”, iniciativa que ya comenzó a dar sus primeros pasos en las principales ciudades maulinas, de manera de generar una mayor y mejor cultura de seguridad.
Los expertos en esta materia, ya sea autoridades civiles o policiales, coinciden en señalar que en estos sectores de las ciudades más grandes existe una gran complejidad desde el punto de vista de la seguridad ciudadana, ya que allí conviven diversos tipos de actividades y circula una gran cantidad de público diariamente.

DATOS CONCRETOS
Sólo es cosa de analizar las cifras. En Talca, por ejemplo, en la zona del terminal de buses (11 Oriente, 13 Oriente, 2 Norte y 4 Sur) existen 38 locales comerciales grandes y 215 locales menores, más un hospital, supermercados, farmacias, compraventa de vehículos.
A la lista se suman 160 locales de alcoholes, tres centros deportivos, establecimientos educacionales, bancos y financieras, y cuatro terminales de locomoción colectiva, con una población residente de 17 mil 392 habitantes y una población flotante de dos mil 500 personas.
Lo mismo ocurre en Curicó, que cuenta en el barrio terminal con 173 establecimientos comerciales, 225 locales de comercio menor, bancos, empresas y 33 locales de alcohol; Linares tiene 600 casas, 450 locales comerciales, terminal de buses y de colectivos, dos ferias libres, supermercados, hospital y colegio municipalizado; y Cauquenes con 561 locales comerciales, donde existen 58 patentes de alcoholes.
El coordinador de Seguridad Pública de la Intendencia Regional, Ramón Gamboa, explicó que lo que se busca realizar en estos sectores es un “programa de largo aliento en un sector definido como de alta vulnerabilidad, en forma integral y atacando todos los problemas que tengan, por un tiempo suficiente para solucionar esas problemáticas”.

DISMINUCIÓN PROGRESIVA
Al respecto, el Prefecto de Carabineros de Talca, coronel Rodolfo Carvallo, justificó el trabajo que se realiza en el barrio terminal de buses de Talca bajo el alero de este programa, por las características específicas con las que cuenta esta área, a pesar de que de acuerdo a las estadísticas que maneja la institución, la delincuencia ha bajado “significativamente en el sector”.
Aun así, está conciente que existen otro tipo de faltas que si no se controlan adecuadamente dan paso a delitos mayores. “Se pretende hacer un control fuerte de lo que es el comercio informal, no del ambulante que tiene permiso para trabajar, sino del que vende un artículo del que se desconoce su procedencia y que puede ser robado. Al comprar estos artículos le estamos generando una fuente laboral a los delincuentes”, señala Carvallo.

PATENTES DE ALCOHOLES
Otro punto conflictivo del sector es la gran cantidad de patentes de alcoholes existentes en el barrio terminal de Talca, aunque ello no es exclusivo de este sector, pero que, sin duda, genera problemas que el prefecto Carvallo grafica en que Talca, proporcionalmente en comparación con otras ciudades del país, es la que tiene más detenidos por conducción bajo la influencia del alcohol o en estado de ebriedad.
“En este punto tenemos un trabajo potente de los carabineros de uniforme y de civil que visualizan la infracción para estar atentos en esta materia, que además trabajamos con las organizaciones comunitarias. El fin de este programa, que se articula desde el Gobierno, es que la gente se sienta más segura”, subrayó la autoridad policial.

PROBLEMA DE TODOS
La premisa que se intenta poner de manifiesto con este programa es que la seguridad ciudadana es un problema de todos, de manera de construir alianzas estratégicas contra la delincuencia con todos los estamentos de la población.
La primera  de ellas es con la comunidad, representada por juntas de vecinos, dirigentes gremiales, directores de escuelas, propietarios de locales comerciales o dirigentes deportivos, a los cuales se pretende llegar con un cambio cultural y prioritario en torno a la necesidad de preocuparse de este problema. La segunda, con Carabineros y la Policía De Investigaciones (PDI), para fortalecer el control y la detección temprana del delito y la captura de los culpables.
La tercera alianza es con los municipios, para que incluyan dentro de sus prioridades una efectiva preocupación por la seguridad ciudadana, sobre la base que el trabajo que se haga en torno a ella, es fuertemente valorado por la comunidad.
Finalmente, la cuarta alianza es con el Poder Legislativo para que se avance en la aprobación de leyes que faciliten las medidas tendientes a reducir los delitos. “Hacemos un llamado para que todas las organizaciones civiles, públicas y privadas se sumen a este esfuerzo, haciendo que la preocupación de la seguridad pública esté cada vez más presente”, señala Gamboa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario