martes, 23 de noviembre de 2010

“La imagen carga con una fuerza espontánea que dice mucho”

Tras los primeros trabajos que lo llevaron incluso a formar parte del festival de Cannes con “El espino” (2005), hoy el director maulino está próximo a estrenar en Rótterdam, esperando afianzar una auspiciosa carrera valorada en el extranjero.

TALCA.- A pesar de las innumerables conexiones del cineasta Théo Court con la región del Maule, su trabajo es hoy ajeno al público local que busca cine independiente, sin embargo su prolífica carrera quizá en un futuro próximo sea un antecedente ineludible para quienes viven a través del séptimo arte.
Su familia reside en Santa Rosa de Lavaderos, hijo del artista Patricio Court y sobrino del escritor Oscar Bustamante, su propuesta exhibe pequeñas piezas de una etapa que culmina en su primer largometraje titulado “Ocaso”, cinta filmada en Villa Alegre que cuenta con el patrocinio de la Fundación Hubert Bals, perteneciente al prestigioso festival de Cine de Rótterdam, en Holanda.

¿En qué está hoy el trabajo promocional de ‘Ocaso’?
“Estamos en la faceta de agendar los festivales donde será exhibida, tenemos fijado el estreno para enero del próximo año en el festival de cine de Rótterdam, esperamos continuar en otros festivales europeos, comenzar de ahí un, ojalá, largo proceso de difusión”.

¿Qué diferencias destacas al realizar tu primer largometraje?
“Es un proceso de entendimiento entre los participantes, existe una producción y permitió moverse de acuerdo a las postulaciones extranjeras. A diferencia de mis trabajos anteriores, nunca había podido tomarme un mes grabando y eso es un aprendizaje importante, las técnicas de grabación mejoran y puedes desarrollar nuevas ideas de filmación, permite saber mirar y cambiar de rumbo, girar en torno a la idea”.

¿Qué elementos visuales destacas en tu obra al culminar tu tercer trabajo?
“Quise que esto sea la culminación de esta etapa, nuevamente filmé en el campo, lo que permite manejar un lenguaje de esencias que quise llevar a su máxima expresión, es algo muy minimalista, no hay grandes diálogos, la imagen habla por sí sola, carga con una fuerza espontánea que dice mucho, quise plasmar un lenguaje más radical en torno a la imagen”.

¿Qué sentido atribuyes a la presencia de lo rural en tu obra?
“Me gusta la relación del hombre con la tierra, con su espacio, hay menos elementos y se encuentra el hombre en su estado más primitivo, en el campo tenemos el tiempo, el silencio, el paisaje, una relación más íntegra que el hombre moderno. En ‘Ocaso’ tenemos el vínculo del hombre con un escenario, son simbolizaciones de personajes que están desapareciendo, el terremoto plasma eso del momento en que sólo quedamos con los mínimos elementos del paisaje”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario