viernes, 19 de noviembre de 2010

“Mientras no se construyan casas va a existir la percepción de que falta mucho”

El empresario y velerista visitó nuevamente el Maule y aseguró que el apoyo privado es clave en el proceso de reconstrucción tras el terremoto y tsunami de febrero

TALCA.- Los apoyos en la reconstrucción del Desafío Levantemos Chile suman y siguen. Ayer inauguraron en la capital regional un hogar modular dirigido a los estudiantes secundarios de Villa Prat que deben obligadamente realizar sus estudios en Talca, ya que la localidad no cuenta con liceos.
El gestor de esta monumental iniciativa es el empresario y velerista, Felipe Cubillos, quien desde el terremoto ha convocado al sector privado para sumarse a la reedificación de escuelas, hogares y comercio, entre otras obras, que fueron severamente dañadas y dejaron a cientos de familia desvalidas. Hizo un alto en sus actividades y dialogó con Diario El Centro sobre los problemas que atraviesa la zona afectada, las futuras iniciativas y la importante colaboración del empresariado.

¿Qué siente cuando los jóvenes pueden retomar sus estudios?
“Nuevamente estamos contentos, son tantos los lugares en los que hay que ayudar, que no queremos parar. Me emociona ver la alegría de esos niños que un día lo vieron todo perdido y que hoy se pueden volver a levantar. Lo único que hacemos con el Desafío Levantemos Chile es que ellos sepan que nos importan, demostrando que Chile es una sociedad muy solidaria y con mucha gente que sólo quiere ayudar”.

¿Cómo evalúa la reconstrucción del gobierno versus los avances logrados por el sector privado?
“El Estado solo no puede, por lo tanto, tenemos que colaborar. Convocamos a todas las fuerzas, empresarios, profesionales y voluntarios que se suman a este gran esfuerzo de reconstrucción. Sé que el Estado está haciendo su mayor esfuerzo y con los mejores recursos disponibles. Hay que entender que es una zona extensa y el daño fue muy grande, incluso, muchas municipalidades ya venían con problemas antes. Más que quejarse de la velocidad del Estado, es mejor preguntarse cómo podemos ayudar”.

¿Ha sido importante la parte privada en esta tarea?
“Ha sido clave. Hay cientos de esfuerzos privados que han ayudado y que han puesto gestión, velocidad y cariño. Es lo que se necesita para realizar una reconstrucción sana de un país”.

En los campamentos de Constitución se vive un estallido social por la lentitud en la ayuda, ¿Cómo interpreta esa situación?
“En Constitución hemos ayudado. Levantamos un centro comunitario la semana pasada y ésta inauguramos un hogar de ancianos. Ahora vamos ayudar a levantar el comercio, pero también reconocemos que mientras no se empiecen a construir las viviendas definitivas, siempre va a existir la percepción de que falta mucho por hacer. Tengo mucha esperanza de que esos programas funcionen, porque hay 200 mil familias chilenas que necesitan un hogar digno. Cuando se empiecen a construir las casas la sensación de la comunidad cambiará”.

En Talca instalaron aulas modulares y, debido al calor, dispusieron aire acondicionado aunque los colegios no tienen sistemas eléctricos. ¿Falta más agilidad de los municipios?
“Hicimos un tremendo esfuerzo con las empresas que construyeron cada una de estas aulas modulares y colegios públicos con aire acondicionado no existen en Chile, sólo los que ha puesto el Desafío Levantemos Chile. Pero efectivamente la autoridad tiene que hacer la conexión, es lo que le pedimos y esperamos que lo hagan muy rápido. Esto lo queremos hacer bien, con cariño y con dignidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario