lunes, 8 de noviembre de 2010

Nuevo caso de detective imputado por violencia intrafamiliar en la región

El funcionario policial fue denunciado por su pareja, quien a su vez es funcionaria de Carabineros, luego de sufrir una golpiza al interior de un domicilio en San Clemente

TALCA.- El detective individualizado como Pablo Andrés López Vilches, de 24 años, de dotación de la Brigada de Investigación Criminal (Bicrim) con sede en la comuna de San Javier, provincia de Linares, fue imputado por la fiscalía de Talca como autor del delito de lesiones menos graves en violencia intrafamiliar, constituyendo el segundo caso en lo que va del presente año en la región.
La víctima fue la pareja del funcionario policial, de 27 años, quien es funcionaria de Carabineros. Los hechos ocurrieron, según el relato de la víctima, luego que ambos entablaran una fuerte discusión en el domicilio que compartían en la comuna de San Clemente, situación que luego derivó en lesiones menos graves para la víctima, quien denunció la agresión ante la policía uniformada.
De esta forma, el detective -que pasó la noche detenido en la Primera Comisaría de San Clemente, pero quedó en libertad tras la audiencia- fue presentado a primera hora de ayer en el Juzgado de Garantía de Talca. Allí ante el juez, Humberto Paiva, el fiscal Carlos Altermatt explicó que el delito se registró luego que la mujer arribara al domicilio, a fin de visitar a su pareja, junto a un hijo que ambos tienen en común. 


INGESTA DE ALCOHOL
Ante el juez, el fiscal explicó que “comenzó un altercado producto de la ingesta de alcohol, dando paso a que el imputado procediera a dar golpes de pies y puños a la víctima, luego de maniatarla y arrojarla al suelo, donde siguió propinando golpes a la mujer, quien luego certificó lesiones menos graves por informe de personal médico”.
En contraparte, el abogado defensor, José Joaquín Lagos, señaló que el policía alegó agresiones mutuas, destacando que “el señor López Vilches indica que ésta es una discusión donde ambos se golpearon e incluso, él también presenta golpes y lesiones, certificados en el hospital”.
Tras el debate, el juez Paiva desestimó el argumento de la defensa, considerando además que ninguno de los participantes hiciera uso de su arma de servicio, ya que el acusado es funcionario de la PDI y su pareja, por su parte, integra las filas de Carabineros en una unidad policial ubicada en la comuna de Tomé, en la Región del Bío Bío.

SUSPENSIÓN CONDICIONAL
De esta forma, tras considerar los antecedentes que revelan un traumatismo múltiple de parte de la víctima, el juez Paiva acogió la solicitud del fiscal, en orden a configurar una suspensión condicional de la investigación, atendido el hecho de que el policía obviamente se veía por primera vez involucrado en una denuncia por un acto delictual.

Así se dispuso que, durante un período de observación de 18 meses, el imputado deberá firmar mensualmente en dependencias de la fiscalía, y además, tendrá total prohibición de acercarse a la víctima, quien asumió de inmediato el retiro de sus pertenencias desde el domicilio que hasta ayer compartía con el imputado.
En la audiencia, el fiscal explicó que si el funcionario de la PDI cumple con todas las condiciones y, a su vez, no registra nuevas denuncias, entonces el caso criminal será sobreseído en forma automática. Un dato relevante es que dicha resolución, si bien puede traducirse en que el policía no tenga anotaciones prontuariales, es independiente de la situación relacionada con el hijo en común entre víctima e imputado, por cuanto ello debe resolverse en otra sede judicial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario