viernes, 19 de noviembre de 2010

Tribunal embargó 110 millones al SSM por negligencia médica

Medida precautoria busca asegurar el pago de indemnización a las víctimas del bullado Caso Niño Niña

TALCA.- A solicitud de los abogados de las víctimas de un caso de negligencia médica y a fin de dar cumplimiento a un fallo de la Corte de Apelaciones de Talca, el Cuarto Juzgado de Letras de Talca ordenó el embargo de 110 millones de pesos desde la cuenta corriente del Servicio de Salud del Maule (SSM) en el BancoEstado.
La medida precautoria fue dictada por el juez, Matías de la Noi, a fin de asegurar el pago de indemnización por daño moral a favor del menor afectado por el “Caso Niño Niña”, tras un juicio civil que se prolongó por tres años en primera instancia y que, luego de otros dos años de tramitación en los tribunales superiores, terminó en agosto pasado con fallo definitivo a favor del adolescente y su familia.
El embargo fue decretado y notificado al agente del BancoEstado, sucursal de Talca, Carlos Martínez, a fin de hacerlo efectivo en la cuenta corriente número 4350910365-9, cuyo titular es el SSM. A su vez, se dispuso que los dineros quedaran bajo custodia de la institución financiera como depositario provisional, para su posterior derivación a la cuenta corriente del Cuarto Juzgado de Letras en el mismo banco.  

FIANZA NOMINAL
Los hechos, según establecen las sentencias, se remontan al 10 de abril de 1993, cuando en el hospital de Talca nació un niño a quien sus padres nombraron “Benjamín”, pero que tras ser operado en dicho centro asistencial fue convertido en “Marycarmen”, lo que sólo se revirtió tras un examen genético que comprobó -a los 12 años- que nunca fue niña y que todo se debió a una negligencia médica.

Al respecto, el abogado Rodrigo González, quien defendió a las víctimas, explicó que “se hicieron las gestiones de cumplimiento de la sentencia, donde se condenó al Servicio por la negligencia culpable acreditada en contra de mi representado, quien fue víctima de la extirpación de sus testículos, sin el consentimiento de sus padres”.
“Esta suma de dinero va a servir para reparar en algo los daños que se le hicieron al menor que debió vivir como niña hasta que descubrió la verdad”, agregó. El abogado explicó que, para ejecutar el embargo, tomando en cuenta que aún está pendiente el pronunciamiento de la Corte Suprema, debió efectuar una “fianza de resultas”, a través de la acreditación en un libro especial de registros en la Corte de Apelaciones de Talca de que se rindió fianza nominal por 10 millones de pesos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario